Proyecto STEADY ayuda a refugiados con discapacidad a integrarse en sociedad

Refugiado Wisam Sami dice que Para deporte le abrió puertas en Grecia 25 Jun 2021
Imagen
Iraq refugee Wissam Sami greets Canada's Ryan Roussel during the IWAS Wheelchair Fencing World Cup in Warsaw, Poland
Wisam Sami compitió en su primera prueba internacional de esgrima en silla de ruedas en 2019
ⒸAnna Liminowicz/Agitos Foundation
By IPC

Wisam Sami, refugiado de Irak, quiso que su mensaje de esperanza llegara a todo aquel que lo escuchara durante el chat en vivo de Facebook STEADY del Comité Paralímpico Internacional el 22 de junio. 

El atleta de esgrima en silla de ruedas ofreció un poderoso testimonio sobre su huida de Irak, gobernado por el Estado Islámico, a Grecia, donde finalmente encontró la esgrima en silla de ruedas y nuevas oportunidades. 

“Por favor, en la vida tienes muchas oportunidades, así que no te quedes en tu habitación”, dijo Sami. “Yo era así. Estaba en mi habitación, como un refugiado. Perdí mi casa, me sentí como si fuera nada. Pero el deporte me abrió los ojos. Abre los ojos, haz deporte y empieza una nueva vida. 

“En una habitación, nadie se preocupa por ti. Pero si juegas y conoces a gente nueva, esto abrirá una puerta en tu vida. Te sentirás bien y dirás ‘no soy solo un refugiado’”.

A los tres años, su madre lo llevó al hospital por una fiebre persistente, donde le administraron por error una inyección que era para adultos. Los efectos le dejaron la pierna derecha dañada de forma permanente. En 2010, intentó unirse a un club de esgrima en su ciudad natal, Mosul, pero fue rechazado.

Pero tres años después, el ascenso del Estado Islámico en Irak cambió la vida de Sami para siempre. Durante la charla en vivo, Sami detalló cómo huyó de Irak y, en 2016, se dirigió a la ciudad costera de Esmirna, Turquía, donde las mafias traficaban con refugiados hacia Grecia. Tras varios intentos, finalmente llegó a Grecia, donde un amigo le presentó al Comité Paralímpico Nacional de Grecia. Así descubrió la esgrima en silla de ruedas.

Ha sido a través de iniciativas como STEADY (Sport as a Tool for Empowerment of (Dis)Abled & Displaced Youth) que Sami ha llegado a donde está hoy. Destacó el rol que puede jugar el deporte en la integración de los refugiados en la sociedad. 

“Ahora quiero enviar también un mensaje a los clubes, entrenadores y directores deportivos. Abran la oportunidad a los jugadores refugiados, a las organizaciones que pueden apoyar a los refugiados, abran las puertas a estos jugadores. Por favor, únanse al proyecto STEADY, porque esto cambió mi vida y puede cambiar la de otros refugiados también”.

Los espectadores formularon preguntas sobre la trayectoria y los objetivos de Sami con el deporte, así como sobre la iniciativa STEADY, que es una herramienta de apoyo a las comunidades locales para la inclusión de refugiados y desplazados con discapacidad. 

José Cabo, manager de la División de Programas de Afiliación del IPC, subrayó: “Este proyecto es para todos. Todo el mundo puede formar parte de él. Lo que queremos es ampliar esta iniciativa. Los clubes locales pueden abrir sus puertas para que practiquen los refugiados con y sin discapacidad. Queremos utilizar el Para deporte como herramienta de inclusión social, como herramienta de intercambio entre la comunidad de acogida y la comunidad de refugiados”. 

Los clubes y organizaciones deportivas pueden obtener más información sobre STEADY y la integración de los refugiados a través del deporte mediante los recursos y manuales que se ofrecen online.