Bután confía en Chimi Dema para hacer historia

Bután es un joven Comité Paralímpico Nacional que ha aprovechado las oportunidades ofrecidas por el IPC/Fundación Agitos 11 Jul 2020
By Taus Rizvi | For the IPC

Hasta 2018, Chimi Dema de Bután no se sentía cómoda con su altura. Pero su vida ha cambiado completamente desde que descubrió el Para atletismo hace más de un año.

Ahora, el único objetivo de Dema es convertirse en la primera Para atleta en representar a Bután en los Juegos Paralímpicos en Tokio 2020.

"Ahora doy gracias a Dios cada noche antes de ir a dormir. Antes me quejaba de por qué me hicieron como soy y no como mis amigos", dijo la joven de 27 años, que comenzó su carrera deportiva como lanzadora de bala en la clase F40.

No tardó mucho en darse cuenta de todo su potencial, ya que logró el Estándar Mínimo de Calificación (MQS) para los Juegos Paralímpicos en su torneo debut, lanzando 4,29m en el Grand Prix de Beijing en mayo de 2019.

Más tarde en noviembre, con el apoyo del Programa de Desarrollo de CPNs del Comité Paralímpico Internacional, compitió en su primer Campeonato Mundial en Dubai y mejoró la marca anterior con 4,51m. Eso la ha puesto en un lugar cercano a Tokio 2020.

"'MQS' es uno de los criterios para que un atleta llegue a los Juegos Paralímpicos. Nuestros otros atletas no tienen MQS. Las posibilidades de que Dema llegue a Tokio son altas," dijo el entrenador Penjor Gyeltshen.

La vida no fue nada fácil para Dema hasta el 2018. Había perdido su trabajo mientras trabajaba en el departamento de envíos de una empresa del sector privado en Thimphu, capital de Bután.

Chimi Dema en acción en el Campeonato Mundial Dubai 2019

"Quería ser enfermera, pero no pude. Estudié hasta el 12 y no pude continuar porque no obtuve buenas notas en mis exámenes. A partir de ahí, se trataba de aceptar un trabajo para poder valerme por mí misma y por mi familia", dice Dema, quien compartía su alojamiento con su primo y dependía de su hermano para el apoyo financiero.

 "No es fácil sobrevivir en una ciudad metropolitana que es cara. Además, perdí mi trabajo y me sentí como si fuera un callejón sin salida", recordó.

En 2018, el Comité Paralímpico Nacional de Bután llevó a cabo unas pruebas para personas de talla baja.

"Pensé que debía intentarlo y me eligieron para competir en F40. No había muchos atletas en silla de ruedas y los conocimientos también son limitados, al igual que la escasez de equipo", dijo Dema, cuya carrera recibió un impulso tras un programa iniciado con la ayuda de la Universidad de Ciencias Niponas de Japón en el marco de la Universidad de Deportes Nipones de Expansión de la Para Participación para Países en Desarrollo (NEPP).

Aprendiendo rápido

Dema no había practicado ningún deporte antes en la escuela y su actividad recreativa era ver la televisión, escuchar historias o leer.

"No tenía confianza en que pudiera hacer algún deporte, pero decidí intentarlo", dijo Dema, cuyo mayor reto, según el entrenador Gyeltshen, fue ponerse en forma para la competición.

 "No tenía músculos fuertes, ni flexibilidad ni ninguna idea de deporte. Por lo tanto, necesitábamos que ella se fortaleciera en lo básico antes de pasar al siguiente nivel. Y vaya, lo hizo rápido", dijo.

La joven atleta también está sorprendida por la forma en que se ha transformado para practicar un deporte.

"Me siento orgullosa. Mis padres también están orgullosos de lo que he logrado en dos años. Económicamente, estoy recibiendo todo tipo de apoyo de varias organizaciones, así que ahora me estoy centrando únicamente en mi deporte", dijo Dema, quien no ha dejado que la pandemia de COVID-19 afecte a su entrenamiento.

"Tengo mis objetivos y es hacer que mi país, Bután, se sienta orgulloso. Tengo como objetivo una medalla en los Juegos Paralímpicos si tengo la oportunidad y por eso he continuado mi entrenamiento en casa", reveló Dema, quien entrena en su patio trasero debido al cierre.

Aunque la tarea de Dema será difícil si llega a Tokio, estos son momentos para destacar para la pequeña nación montañosa que busca hacer sentir su presencia en el deporte. Y el entrenador Gyeltshen insta a sus compatriotas a celebrar el momento cuando llegue.

"Sea cual sea el resultado, Dema hará historia al convertirse en la primera atleta del Reino de Bután en participar en los Juegos Paralímpicos. Hay muchos atletas experimentados ahí fuera, así que la competición es dura. Será una enorme curva de aprendizaje para ella y un gran impulso para Bután", dijo Gyeltshen.