Leyenda australiana Louise Sauvage recuerda Sydney 2000 con orgullo

"Nunca hubiera imaginado un público como ese en un Para evento, jamás. Tenía tantas cosas para pensar en ese momento pero cuando escuché el ruido del estadio, me asombró" 18 Oct 2020
Imagen
Louise Sauvage
La llama que encendió el camino: Foto de archivo de la leyenda Paralímpica australiana Louise Sauvage iluminando el caldero en los Juegos Paralímpicos Sydney 2000
ⒸParalympics Australia
By Sascha Ryner | For the IPC

Dos décadas después de Sydney 2000, la legendaria corredora en silla de ruedas Louise Sauvage aún recuerda el momento exacto en el que los Juegos Paralímpicos fueron catapultados como uno de los eventos deportivos más cautivantes del mundo del deporte.

Fue tan sólo un minuto, pero fue un momento que los australianos nunca olvidarían. Por entonces dos veces Paralímpica, fue vitoreada por un estadio colmado por aficionados al deporte mientras encendía el caldero Paralímpico, desatando un hechizo que hipnotizaría a las audiencias de todo el planeta.

"Nunca me hubiera imaginado un público como ese en un Para evento, jamás. Tenía tantas cosas en las que pensar en ese momento, pero cuando escuché el ruido que salió desde el estadio, me asombró", recordó Sauvage.

"El honor de encender la llama en la Ceremonia de Apertura fue bastante difícil, pero fue un gran honor que se me concedió. Sin embargo, fueron los Juegos Sydney 2000 los que tuvieron un impacto masivo en modificar el futuro de los Juegos, en la forma en la que se llevarían a cabo y también en el respeto a sus atletas".

A los 27 años, Sauvage dijo que su vida cambió completamente gracias a esos Juegos.

"Había mucho que hacer en todo el mundo. Era el punto inicial de un nuevo comienzo hasta cierto punto, que se extendería por todo el mundo y también fuera del deporte", dijo.

"Estábamos en todas partes y no sólo nosotros los australianos. Recuerdo que los atletas internacionales se me acercaron y me dijeron: 'Estamos en la portada y la contraportada del periódico y somos la primera historia en las noticias de la noche'. Eso era algo inaudito".

"El apoyo a los atletas fue enorme y me sentí muy orgullosa de ser australiana y de que los Juegos Paralímpicos de Australia fueran tan exitosos".

Un momento para apreciar durante toda la vida

El Jefe de la misión del equipo australiano en Sydney 2000, Paul Bird, se hizo eco de los sentimientos de Sauvage argumentando que cuando piensa en Sydney 2000, piensa en la amplia gama de emociones que sintió a lo largo de esos 11 inolvidables días.

"Creo que el recuerdo clave para mí fue salir con nuestro equipo en último lugar en la noche de la Ceremonia de Apertura. Un estadio lleno - creo que había 100.000 personas, escuchando y esperando cerca del caldero mientras aguardábamos por nuestro turno. El momento en que salimos a la arena, ese recuerdo durará, para mí, hasta el día de mi muerte", dijo.

"Fue un momento tan eufórico para, bueno no sólo para mí, sino para los más de 400 miembros del equipo".

Bird dice, que a menudo mira en retrospectiva las fotos del año 2000, sintiéndose agradecido de haber estado en la cima de su carrera como administrador deportivo durante el cambio de siglo y en pleno surgimiento del Movimiento Paralímpico.

"Creo que la emoción, el éxtasis, la sorpresa se puede ver en cualquiera de las fotos que se tomaron esa noche. Creo que la preparación, todo llegó a un punto culminante en el que todos dijeron, 'Por fin, estamos acá'".

"En segundo lugar, lo principal que saqué de él fue que cuando llegamos al final de los Juegos, fue el conocimiento que obtuvimos. Éramos el equipo número uno, no sólo en las medallas de oro sino en las generales, y las actuaciones de nuestro equipo fueron sensacionales. Era algo que no esperábamos. No creo que soñáramos con ser el número uno, y haber llegado a esa cúspide y haber estado en el pedestal para los miembros de nuestro equipo, fue simplemente un evento excepcional".

Paul Bird
Foto de archivo de Paul Bird durante la ceremonia de apertura de Sydney 2000.

Como Jefe de Misión Adjunto en los dos Juegos de Verano anteriores, Bird fue dotado de lo que él llamó una "oportunidad única en la vida de ser Jefe de Misión en un Juego en casa".

Tenía pocas expectativas de los Juegos, ya que él y sus ayudantes eran todos voluntarios, haciendo sus trabajos de los Juegos por la noche y los fines de semana, como un hobby apasionado, por así decirlo.

"Estábamos preocupados en un momento dado de que tal vez para cuando los Juegos Olímpicos terminaran, la euforia se extinguiera y de repente, nuestros eventos (Juegos Paralímpicos) serían vistos como un evento poco interesante al final de los Juegos Olímpicos. Pero lo que presenciamos fue esta sed del pueblo australiano y de los medios de comunicación que querían más".

"Los australianos no se cansaban de la experiencia de los Juegos. Tuvimos más de un millón de personas comprando boletos - lo que nunca había sucedido en la historia de los Juegos Paralímpicos, y realmente creó una oportunidad para impulsar al movimiento internacional hacia el futuro".

Mientras que Londres 2012 es el Juego que se destaca como el más celebrado y el más atractivo, Bird cree que Sydney 2000 fue el Juego que marcó el camino.

"Sé que cuando uno piensa en Londres, supongo que es el siguiente ejemplo de un evento sobresaliente. Aprendieron de nosotros, aprendieron cómo hacer un evento y también el público quería ver más".

"Encontramos un resultado sorprendente en el Parque Olímpico donde establecimos un espacio llamado Ansett House. Todos los días, llevábamos a nuestros medallistas allí y eran entrevistados, las familias y amigos podían acceder a ellos para celebrar".

"Afuera pusimos una gran mesa, y teníamos a nuestros atletas disponibles para firmar autógrafos y conocer al público. Pensamos, lo intentaremos y veremos qué pasa. Bueno, estábamos abrumados con la respuesta y nuestros atletas no podían creer que el público estaba haciendo fila para que les firmen autógrafos. Recuerdo que uno me dijo: 'Paul, me duele el brazo, no pude firmar lo suficiente'. Nunca había visto eso, nunca había visto a la gente queriendo autógrafos de los Paralímpicos".

"Pienso en Sydney y pienso en el hecho de que creó un futuro para nuestro movimiento. Creó la historia, creó la visión, y creó en la mente del público el hecho de que el Para deporte era genial de ver y se convirtió en parte del folclore australiano".

David Hall
 David Hall en acción durante los Juegos Paralímpicos Sydney 2000.

El salón de la fama de David

David Hall, que ganó la medalla de oro en el tenis en silla de ruedas, dijo que el recuerdo de Sydney 2000 le ha dado un nuevo sentido de orgullo por ser un Paralímpico.

"Es difícil de creer. Los años pasan y en un segundo te despiertas y tienes 50 años. Ha sido el pensamiento emocional de una parte del tiempo lo que realmente cambió las cosas para los Juegos Paralímpicos", dijo.

"El día de mi medalla de oro es el que más me viene a la mente. Pero es la ventaja de los Juegos, y todos los eventos positivos y la construcción, que nunca habíamos experimentado hasta ese punto. No sabía realmente cómo serían los Juegos, aunque todos habíamos oído que se habían vendido un millón de entradas".

"Recuerdo estar en una cancha exterior practicando con Greg Crump (entrenador australiano) y Rich Berman, mi entrenador personal, se paseaba detrás de mí. Recuerdo que dijo, 'Dave, no estoy seguro de que quieras mirar a tu alrededor, como darte la vuelta'. Y yo le dije: "¿Por qué?" y él dijo: 'Bueno, echa un vistazo'. Así que lo hice. Y la línea para entrar en el Ken Rosewall Arena se extendía hasta la explanada".

"Me emocionó, pensé, este lugar va a ser genial".

Hall también describe su victoria personal como un recuerdo que "tiene su propia energía".

"El lugar está lleno y hay 10.000 personas enloquecidas. Vi en el punto de partido que la pelota de Stevie aterrizó, fue una combinación de, alivio, satisfacción, lágrimas. Porque hacía siete años que no soñaba con ese momento".

"Sabía que no volvería a tener esa oportunidad, tratando de ganar un oro en casa, lo cual es realmente un regalo para un atleta, porque todos los Juegos que son recompensados alrededor del mundo cada cuatro años, quiero decir que tienes que ser muy afortunado de que en realidad va a ser en tu país de origen cuando estás a punto de llegar a la cima".

El legado de Sydney 2000 es también algo que perdura, no sólo en el deporte sino en torno a las percepciones de las personas con discapacidad en Australia, dijo Hall.

"Creo que el hecho de que hubiera diferentes generaciones asistiendo a los Juegos, y la accesibilidad para los atletas, creo que fue algo positivo. Cambió la percepción de la gente sobre lo que las personas con discapacidades eran capaces de hacer".

"Lo que sea que hayan visto, sea lo que sea, baloncesto en silla de ruedas o tenis, creo que se sorprendieron por el nivel de habilidad y competencia".

"Encuentro que en Australia, particularmente en Sydney, si eres menor de cierta edad, la gente no se acobarda si tienes una discapacidad. No parpadean, y creo que eso nació de algo en aquellos Juegos Paralímpicos cuando eran niños".

"Estoy muy orgulloso de ser un Paralímpico, pero más aún porque fui parte de los Juegos Paralímpicos Sydney 2000. Me hizo sentir orgulloso en ese entonces, y estoy muy feliz de celebrar su aniversario porque me ha recordado aquellas emociones".