Beijing 2022
Paralympic Winter Games
04 - 13 March

Rivales norteamericanos se preparan para enfrentarse dentro de un año en Beijing

Canadá y Estados Unidos anticipan otro enfrentamiento en Juegos Paralímpicos de Invierno Beijing 2022 24 Feb 2021 By Teddy Katz | For the IPC

La pandemia ha creado más expectativa de la habitual por los Juegos Paralímpicos de Invierno Beijing 2022, que comienzan dentro de un año, para Canadá y los Estados Unidos, los archienemigos del hockey sobre hielo.

“Sinceramente, estoy deseando, absolutamente deseando la oportunidad de volver a jugar contra ellos (los Estados Unidos)”, dijo Tyler McGregor, el capitán del equipo de Canadá.

Josh Pauls, el capitán del equipo de los Estados Unidos, también tiene una sensación poco habitual.

“No voy a mentir. Creo que nunca me va a emocionar tanto ver a Tyler McGregor como cuando me toque estrechar su mano en el círculo de capitanes. O tal vez tengamos que chocar los puños o simplemente saludarnos”.

Ambos equipos no han podido reunir a sus plantillas completas para entrenar o jugar un partido desde que estalló la pandemia. Pero el anhelo que tienen de enfrentarse es mucho más profundo que este último año. En el Para hockey sobre hielo, Canadá y los Estados Unidos mantienen una de las rivalidades más feroces de todo el deporte. Es similar a la intensa batalla que las dos naciones protagonizan en los Juegos Olímpicos en el hockey femenino.

Los últimos siete Campeonatos Mundiales de Para hockey sobre hielo han sido para un equipo norteamericano al igual que todas las medallas de oro Paralímpicas desde 2002.  Los Estados Unidos han estado a menudo del lado ganador, algo que no le gusta a McGregor.

A LA GUERRA

“Estoy seguro de que todos son grandes personas, grandes seres humanos. Pero en cuanto pisan el hielo, vamos a la guerra. Ya sabes, sin duda, cuando Canadá y los Estados Unidos juegan, se produce un nivel diferente de intensidad”.

Por su parte, Josh Pauls afirma que cuando las dos naciones se enfrentan, los golpes son mucho más duros, los pases mucho más nítidos y los goles se disfrutan mucho más. En el hielo, dice que se nota que los dos equipos no se llevan bien.

En un test event en Vancouver para los Juegos Paralímpicos 2010, todos los jugadores terminaron peleando en el hielo.

“Corrimos a su portero y solo recuerdo a los chicos volando desde el centro. Se arrancaban los cascos, se daban puñetazos. Fue un verdadero caos. Yo estaba sentado en el banquillo, con 16 años, diciendo: ‘En qué me estoy metiendo’”.

Pauls añade que, con el paso de los años, ese odio amargo se ha ido limando, y ahora hay más bien un sano respeto entre los jugadores de ambos equipos. Pero todavía hay rencor y se hablan groserías de vez en cuando.  

McGregor admitió que solía estar en medio de todo eso cuando era joven.

“Definitivamente, se oye hablar mal. No me asusta mezclar las cosas. Cuando era más joven tuve algunos problemas. Pero creo que es un factor de nuestros dos estilos de juego que utilizamos para tratar de invocar o inyectar algo de energía en nuestros equipos”.

37 SEGUNDOS PARA EL ORO

McGregor ha reproducido el momento de los últimos Juegos Paralímpicos quizá un billón de veces en su cabeza.

En los Juegos Paralímpicos de Invierno PyeongChang 2018, Canadá iba ganando 1 a 0 y solo 37 segundos los separaban de lo que ha sido una esquiva medalla de oro Paralímpica. Fue entonces cuando se produjo el desastre para los canadienses y sus vecinos del sur empataron el partido. Más tarde, los Estados Unidos marcaron en la prórroga para quedarse con la medalla de oro, dejando a los jugadores canadienses en estado de shock mientras los jugadores estadounidenses entraban en el hielo para celebrar.

“Creo que eso es algo que lo hizo aún más difícil: saber que estaba a nuestro alcance, en un minuto, lograr algo con lo que muchos de nosotros hemos soñado toda nuestra vida.   Fue sinceramente desgarrador. Me llevó a algunos de los días más difíciles y oscuros de mi vida adulta”.

McGregor dice que el equipo ha utilizado esa angustia como motivación y ha intentado aprender de lo ocurrido. En primer lugar, hay que concentrarse en todos los detalles hasta el pitido final. En segundo lugar, el equipo tenía que desarrollar su cultura y su unidad. Si aprendían a quererse y a cuidarse los unos a los otros, eso los ayudaría a luchar como uno solo en esos momentos cruciales.   

“Hemos trabajado mucho con nuestro entrenador mental, individualmente y como grupo, solo en términos de ser honestos y vulnerables entre nosotros y tratar de conectar en un nivel más profundo y significativo que solo ser estos grandes y fuertes jugadores de hockey”.

Por supuesto, Pauls dice que los Estados Unidos han estado trabajando igual de duro para defender su título, y admite que vencer a Canadá es una fuerza motivadora.

“Ese es el tipo de cosas que me emocionan por la seriedad con la que se toman el juego allí. El hockey ha sido el principal deporte de Canadá durante mucho tiempo. Estamos intentando que el hockey sobre trineos sea nuestro juego en los Estados Unidos”.