Font size bigger Font size smaller

Tyrone Pillay quiere coronar su asombrosa carrera en Tokio 2020

Lanzador de bala sudafricano voló por debajo del radar hasta conseguir el bronce Paralímpico en Río 29 Sep 2020
Imagen
Three men who compete in shot put pose with their medals
Tyrone Pillay (derecha) sorprendió al mundo con su medalla de bronce en los Juegos Paralímpicos Río 2016
ⒸGetty
By Gracious Toriro | For the IPC

El sudafricano Tyrone Pillay estaba en la mejor forma de su carrera como lanzador de bala y sentía que estaba listo para conquistar una medalla en los Juegos Paralímpicos Tokio 2020. La postergación anunciada en marzo trastocó sus expectativas, pero el atleta de 40 años está determinado a cerrar su carrera con un éxito más a nivel Paralímpico.

"El COVID-19 afectó nuestro modo de vida y cambió las normas a nuestro alrededor", declaró Pillay. "Los deportes alrededor del mundo no estuvieron exentos y mi régimen de entrenamiento también se vio afectado. En marzo, antes de que los Juegos fueran postergados, estaba en plenitud física y de competitividad. Con la postergación de los Juegos, definitivamente tengo que volver a realizar una evaluación sobre mí mismo y enfocarme en lo que pueda".

"Solamente el tiempo podrá decir qué tan preparado estaré para los Juegos en 2021", continuó Pillay, quien construyó un gimnasio en su garaje. "De todas maneras, planeo trabajar tan fuerte como sea posible para dar mi mayor esfuerzo por última vez en mi carrera deportiva".

El sudafricano quiere mejorar el resultado de su debut en los Juegos Paralímpicos Río 2016, donde ganó su primera medalla importante, bronce en la categoría masculina F42. Fue una dulce sensación para él después de perderse dos podios consecutivos en los Campeonatos Mundiales previos.

Cómo comenzó todo


Pillay, quien nació con una discapacidad en su pierna izquierda, amaba jugar al cricket, y su padre era un estricto motivador para enseñarle a su hijo cómo vivir con una discapacidad.

Pero a sus 22 años, su padre murió, y Pillay se vio forzado a dejar el deporte para ayudar a su familia. Siete años tardó Pillay, recién a sus 29, para volver al deporte. Había visto los Juegos Paralímpicos Beijing 2008, y pensaba que su cuerpo estaba preparado para participar del lanzamiento de bala. Así que trabajó para ganar masa muscular de cara a Londres 2012. En su entrenamiento físico quería aumentar de los 75 kilos, así que miró videos en YouTube.

"Tenía la determinación y la resiliencia necesarias, así que puse todo mi esfuerzo para asegurarme de llegar adonde quería", dijo Pillay.

 

El trabajo duro vale la pena

 

El debut internacional de Pillay fue en el Campeonato de Para Atletismo Sharjah 2011. 

"Todavía recuerdo cuando me llevaron el kit en la puerta de mi habitación", rememoró. "Estaba tan feliz. Con 30 años tenía la felicidad de un chico".

Finalizó en cuarto lugar, pero ver a uno de sus compañeros sudafricanos ganar una medalla de oro lo hizo sentir orgulloso.

La competencia era ardua, y Pillay falló en clasificarse como parte del equipo de Londres 2012. De todas maneras, y con cuatro años más de trabajo duro, consiguió hacer su debut en Río 2016, donde voló por debajo del radar.

Desafió a todas las probabilidades y ganó su primera medalla Paralímpica, un bronce en lanzamiento de bala, sumándose a las 16 que consiguió su país.

Planea retirarse después de Tokio 2020, donde espera redondear una mejor actuación que en Río 2016.

"Fui de cenicienta y me convertí en medallista", dijo Pillay. "La medalla de bronce me generó una asombrosa sensación, además de un sentido de realización a nivel personal y nacional. Todo Para atleta sueña con competir en los Juegos Paralímpicos, es el pináculo del Para deporte según mi perspectiva".