Font size bigger Font size smaller

Yujie Li recuerda su momento decisivo en el Para taekwondo

Sorprendente campeona del mundo establece su objetivo para Tokio 2020 10 Aug 2020
Imagen
Yujie Li
Yujie Li en acción frente a la turca Gamze Gurdal en el Campeonato Mundial 2019
ⒸTurkey Taekwondo Federation
By Zhen Ma and Ros Dumlao | For the IPC

La taekwondista Yujie Li se emocionó al pararse en el podio y escuchar el himno nacional chino.

Ella lloró al darse cuenta de que se había convertido en la primera campeona del mundo china de taekwondo y al proyectar su potencial de cara a los Juegos Paralímpicos Tokio 2020 del año próximo.

"En realidad, no reaccioné en ese momento después de ganar la final", repasó Li sobre su consagración en el Campeonato Mundial de Antalya, Turquía, en 2019. "Pero en su lugar fui como siempre hasta mi entrenador y él me dijo '¡Lo hiciste!'".

"Al mismo tiempo, otras atletas estaban sorprendidas por mi victoria. Especialmente durante la entrega de premios, muchos rivales se acercaron a elogiarme y felicitarme. Lloré todo el tiempo durante la ceremonia".

"Sentí que mi arduo trabajo durante los dos años anteriores no había sido en vano. Me di cuenta que había sumado una nueva medalla de oro a la historia del deporte chino, y fui la persona que dio el primer paso en taekwondo para mi país".

Li consiguió su título del mundo en la categoría de -58kg en la clase K44. Escaló desde ser una desconocida hasta convertirse en la número dos del mundo, apenas por detrás de la danesa Lisa Gjessing, una de las luchadoras más prolíficas en el Para taekwondo.

Ambas debían enfrentarse en el Mundial 2019, pero la invicta Gjessing debió retirarse debido a una lesión. Esto le permitió a Li avanzar hasta la final frente a la serbia Marija Micev. "Antes de ir a Turquía, pensaba en ir a probar y ver qué pasaba", dijo Li. "Solo quería demostrar todo lo que había aprendido durante mis entrenamientos".

"Evaluando en retrospectiva mi proceso en el Campeonato Mundial 2019, estaba muy nerviosa por mi primer combate porque era mi primer evento internacional al máximo nivel, y más importante, debía enfrentar a una atleta local y los espectadores locales suponían una gran presión con su apoyo".

"En ese momento, mi entrenador me contó su experiencia como un atleta que compitió en Turquía y me ayudó a ajustar mi mentalidad. Finalmente pude superar la presión y gané la pelea".

Los nervios aumentaron con Tokio 2020 en el horizonte. Pero en marzo, los Juegos fueron postergados por el brote de COVID-19. Li dijo que las noticias "aliviaron la presión en cierto punto".

"Con más de un año de preparación por delante, tendré más tiempo para trabajar en algunas habilidades básicas y ajustar mejor aún mi mentalidad", dijo Li. También aseguró: "Sin dudas viajaré a Tokio a luchar por el oro".

El equipo nacional no ha practicado desde finales de marzo. De todas maneras, siguió entrenándose en el centro de entrenamiento de Qingdao pero no tiene permiso para abandonar el complejo.

"Durante este período, a veces mi estado de ánimo caía por estar encerrada, y mi manera de aliviar el estrés era ver películas", comentó Li.

El brazo derecho de Li fue amputado cuando estaba en la primaria después de sufrir un accidente con fuegos artificiales. Pero su pasión por los deportes no disminuyó. En el secundario, se probó para el equipo de atletismo. Mientras competía en un campeonato provincial de atletismo, se encontró con un entrenador de taekwondo que vio su potencial.

"Desde que empecé a practicar taekwondo, me convertí en una persona más fuerte y con mayor confianza", dijo la campeona del mundo. "Una vez que superas las dificultades del entrenamiento, las dificultades en la vida no son nada. Y nunca me sentí inferior por mi discapacidad desde ese momento".