Font size bigger Font size smaller

Carta sobre incumplimiento de IWBF con Código de Clasificación de Atletas IPC 2015

Andrew Parsons, presidente del IPC, y Chelsey Gotell, presidenta del Consejo de Atletas del IPC, con el pleno apoyo del Consejo de Gobierno del IPC, han redactado esta carta abierta a todos los stakeholders con el fin de proporcionar una mayor claridad 03 Sep 2020
Imagen
Panoramic view of the Arena Carioca 1 during a wheelchair basketball game at Rio 2016
ⒸGetty Images
By IPC

Clasificación en baloncesto en silla de ruedas

Estimadas partes interesadas,

En las últimas semanas y meses se ha discutido y debatido mucho sobre la decisión del Comité Paralímpico Internacional (IPC) de considerar que la Federación Internacional de Baloncesto en Silla de Ruedas (IWBF) no cumple con el Código de Clasificación de Atletas IPC 2015.

Andrew Parsons, presidente del IPC, y Chelsey Gotell, presidenta del Consejo de Atletas del IPC, con el pleno apoyo del Consejo de Gobierno del IPC, han redactado esta carta abierta a todas las partes interesadas con el propósito de (a) proporcionar una mayor claridad en cuanto a por qué el IPC tomó medidas, (b) proporcionar una explicación de por qué la resolución de esta cuestión no podía esperar hasta después de los Juegos Paralímpicos Tokio 2020, y (c) responder a algunas preguntas frecuentes.

Breve cronología de cómo se produjo esta situación

Para empezar, la siguiente línea de tiempo ofrece un breve resumen de cómo llegamos a este punto:

  • En junio de 2013, el IPC inició un ejercicio de consulta de 22 meses de duración con todas las partes interesadas de los Juegos Paralímpicos para sugerir cambios o adiciones al Código de Clasificación IPC 2007. Se invitó a todos, desde los Comités Paralímpicos Nacionales hasta las Federaciones Internacionales, pasando por los Para atletas y los científicos deportivos, a que dieran su opinión sobre los cambios que quisieran que se introdujeran en el Código.
  • Tras tres rondas de consulta, se recibieron 3.750 comentarios individuales de casi 100 interesados, que se examinaron antes de elaborar un proyecto definitivo del Código de Clasificación de Atletas IPC 2015 y de los Estándares Internacionales (incluidas las discapacidades admisibles).
  • El Código de Clasificación de Atletas IPC 2015 se presentó después a la Asamblea General del IPC 2015. Los miembros del IPC aprobaron abrumadoramente los documentos con el 90% de los votos a favor y sólo 6% en contra. El 4% de los miembros se abstuvo de votar.
  • Tras su aprobación, el Código 2015 y los Estándares Internacionales entraron en vigor el 1° de enero de 2017 y su cumplimiento fue exigido por todas las federaciones internacionales para el 1° de enero de 2018.
  • En 2017, el IPC pidió a todas las federaciones internacionales que completaran una auditoría de autoevaluación de su cumplimiento del Código antes de la fecha límite del 1º de enero de 2018 y les prestó apoyo durante todo el proceso. La IWBF fue la única Federación Internacional que no cumplió con la fecha límite, y sólo respondió tras múltiples solicitudes del IPC.
  • En septiembre de 2018, se determinó que la IWBF no cumplía con el Código.
  • Para apoyar a la IWBF en el cumplimiento del Código, el IPC siguió ofreciendo asistencia y expuso las medidas que debía adoptar la IWBF antes de Tokio 2020.
  • A pesar de la voluntad de apoyo del IPC, la IWBF no cooperó ni realizó los cambios necesarios para lograr el cumplimiento.  
  • Debido a la falta de progreso por parte de la IWBF, el IPC tomó una decisión final en enero de 2020. Entre otras cosas, antes de Tokio 2020, y como parte de una serie de medidas que la IWBF necesitaba y aún debe tomar para cumplir con el Código, el IPC pidió a la IWBF que verificara que cada jugador de 4.0 y 4.5 establecido para competir en Tokio 2020 tiene una discapacidad elegible.
  • Ocho jugadores de baloncesto en silla de ruedas existentes, encontró posteriormente la IWBF, no tienen una discapacidad elegible para competir en el deporte Paralímpico.
  • La IWBF también encontró que un jugador existente no era elegible bajo sus propias reglas.
  • A pesar de varios años de discusiones, la IWBF solicitó primero un acuerdo "transitorio" para permitir a los jugadores no elegibles participar en Tokio 2020 en enero de 2020. La solicitud figuraba en dos palabras en una sola diapositiva de PowerPoint y se presentó al Consejo de Gobierno del IPC sin ninguna consideración, justificación, evaluación de impacto, plan de aplicación o texto claros para la disposición en sí, y sin ninguna consulta aparente a los miembros. Esta solicitud también se presentó después de la fecha límite para la presentación del plan de acción propuesto por la IWBF (cuya fecha límite ya se había prorrogado a petición de la IWBF). La solicitud fue rechazada por el Consejo por las razones que explicamos en detalle el 6 de julio de 2020, que pueden leer aquí.

¿Por qué no cumple la IWBF?

Entre otras cosas, la IWBF tiene una filosofía y un enfoque de la clasificación que es fundamentalmente diferente al Código de Clasificación de Atletas IPC 2015. En particular, la IWBF define actualmente las deficiencias elegibles de manera diferente a la lista obligatoria de deficiencias elegibles acordada por la Asamblea General del IPC y reflejada en el Código.

Además, la IWBF todavía tiene que desarrollar sus criterios mínimos de deficiencias, tal como lo exige el Código. También se requiere un trabajo sustancial de la IWBF para alinear las reglas de clasificación de la IWBF con el Código, y para desplegar los cambios a nivel operacional.

En términos más generales, es responsabilidad de cada federación internacional redactar sus propias reglas de clasificación específicas para cada deporte, de conformidad con el Código. El IPC es responsable de supervisar el cumplimiento. En ese sentido, el IPC también proporciona apoyo y orientación, y un conjunto de modelos de reglas que las federaciones internacionales pueden utilizar, si lo desean. Sin embargo, en última instancia, corresponde a cada federación internacional desarrollar reglas que cumplan con el Código y que se adapten adecuadamente a las necesidades de su deporte, y esto debe ser impulsado por la federación internacional pertinente.

¿Se consultó a los atletas sobre las reglas?

En la línea de tiempo, se puede ver que todos los Para atletas y otros stakeholders fueron invitados a hacer sus aportaciones al Código de Clasificación de Atletas IPC 2015 y que se recibieron más de 3.750 comentarios individuales y se actuó en consecuencia.

Entre junio de 2013 y abril de 2015, como parte del proceso de consulta, el IPC cursó invitaciones a sus 200 organizaciones miembros para que dieran su opinión en tres ocasiones distintas.

Algunos miembros del IPC se pusieron en contacto con su comunidad de atletas, a través de consejos o comités de atletas para recabar opiniones, antes de proporcionar retroalimentación al IPC. No sabemos si la IWBF se puso en contacto con su comunidad de atletas para recabar sus opiniones, pero somos conscientes de que en el momento de la consulta no existía ningún modelo formal de representación de los atletas dentro de su organización (sobre el cual ampliaremos más adelante los detalles).

Decisión del IPC centrada en el atleta

Las reglas del IPC establecen claramente que cualquier deporte que desee formar parte del programa de los Juegos Paralímpicos debe cumplir las reglas del IPC. Esto incluye el cumplimiento del Código Antidopaje del IPC y el Código de Clasificación de Atletas IPC 2015.

El incumplimiento de cualquiera de los dos códigos es una preocupación crítica para el IPC porque podría amenazar la integridad de la competición y la reputación del Movimiento Paralímpico.

Desde que se aprobó el Código de Clasificación de Atletas IPC 2015, el IPC ha estado trabajando con todas las Federaciones Internacionales con deportes en el programa de los Juegos Paralímpicos de verano e invierno (26 deportes en total) para garantizar el cumplimiento del Código antes de la fecha límite del 1° de enero de 2018.

A pesar de nuestros mejores esfuerzos y de las continuas ofertas de apoyo, la IWBF no se ha alineado con el Código de Clasificación de Atletas IPC 2015 y no parece tener un deseo genuino de hacerlo.

Ningún deporte está por encima de las reglas establecidas por los miembros del IPC, y en enero de 2020, tras haber dado a la IWBF todas las oportunidades para cumplir y resolver esta situación, el IPC tenía que actuar.

El Consejo de Gobierno del IPC, compuesto por 14 miembros, la mitad de los cuales son ex Para atletas, actuó teniendo en cuenta los intereses de la comunidad de atletas. El punto de vista de los atletas estuvo bien representado en todos los debates, así como el bienestar de los atletas afectados por cualquier decisión potencial y los derechos de todos los jugadores de baloncesto en silla de ruedas elegibles.

Una posible opción para el IPC era excluir el baloncesto en silla de ruedas de los Juegos Paralímpicos Tokio 2020 o suspender la afiliación de la IWBF al IPC. Sin embargo, el Consejo de Gobierno del IPC consideró que, en las circunstancias, esto no era necesario ni proporcionado, y habría afectado a varios Comités Paralímpicos Nacionales y a más de 250 atletas para los Juegos.

Por lo tanto, antes de Tokio 2020, como parte de una serie de medidas, el IPC pidió a la IWBF que verificara que cada jugador de 4,0 y 4,5 que se fijara para competir en Tokio 2020 tuviera una deficiencia elegible. El objetivo del IPC con esta medida era, entre otras cosas, proteger la integridad de la competición y salvaguardar los derechos de todos los jugadores de baloncesto en silla de ruedas elegibles y todos los demás Para atletas. El IPC también quería evitar que se repitiera lo ocurrido en los Juegos Paralímpicos Sídney 2000, cuando se reveló posteriormente que varios jugadores no elegibles habían formado parte del equipo masculino español ganador de la medalla de oro en Baloncesto ID (para atletas con una discapacidad intelectual). El resultado fue una noticia mundial, un enorme daño a la reputación del Movimiento Paralímpico y la exclusión de los atletas con discapacidad intelectual de los Juegos hasta Londres 2012, tras la introducción de un sólido sistema de clasificación y nuevos criterios de elegibilidad.

Si el IPC no hubiera actuado, entonces 20 años después del escándalo de los Juegos Paralímpicos Sídney 2000 podríamos haber enfrentado un escenario similar en el que un número desconocido de atletas con discapacidades no elegibles podría haber competido en los Juegos Paralímpicos. La diferencia esta vez habría sido que, a diferencia de Sídney 2000, los atletas no elegibles habrían competido con el pleno conocimiento de la respectiva federación internacional. Esto nos preocupaba mucho, y pensamos que no podíamos ignorar el tema y entrar en una crisis de clasificación.

Como parte del ejercicio de la IWBF para verificar la elegibilidad, se encontró que ocho jugadores de baloncesto en silla de ruedas existentes no tenían una deficiencia elegible para competir en el deporte Paralímpico. La IWBF también consideró que un jugador existente no era elegible bajo sus propias reglas. Los casos de tres jugadores siguen pendientes.

El IPC también retiró el baloncesto en silla de ruedas de los Juegos Paralímpicos París 2024 y el deporte sólo será reinstaurado si la IWBF cumple plenamente con el Código de Clasificación de Atletas IPC 2015 antes del 31 de agosto de 2021. 

¿Por qué no se hizo público el tema hasta enero de 2020?

El IPC ha estado trabajando en la resolución de este asunto con la IWBF desde hace varios años y normalmente no comenta los asuntos de cumplimiento del Código fuera del proceso formal establecido en el mismo.

La IWBF es un miembro autónomo del IPC. Las federaciones nacionales de baloncesto en silla de ruedas no son miembros legales del IPC. Por lo tanto, no queríamos sobrepasar el límite y comunicarles directamente sobre este asunto, era algo que la IWBF debía hacer y no el IPC.

¿Qué ha hecho el Consejo de Atletas del IPC con respecto a esta situación?

Un objetivo clave del Consejo de Atletas del IPC en los últimos años ha sido que cada federación internacional y Comité Paralímpico Nacional establezca modelos de representación de los atletas. Dicho modelo ayuda a involucrar a la comunidad de atletas y proporciona un canal para que los atletas den su opinión sobre cualquier asunto que surja.

El Consejo de Atletas del IPC ha estado preocupado por la falta de voz de los atletas dentro de la IWBF desde hace algún tiempo. En 2018, la entonces vicepresidenta del Consejo de Atletas del IPC, Elvira Stinissen, y la gerente de Gestión de Atletas del IPC, Primrose Mhunduru, asistieron al Campeonato Mundial de la IWBF para reunirse con la dirección de la IWBF. El propósito era ofrecer apoyo y explicar la importancia de que la IWBF tenga una voz de los atletas dentro de su organización y una conexión con el Consejo de Atletas del IPC. En ese momento, la IWBF era la única federación internacional en el programa de los Juegos Paralímpicos de Invierno o Verano que no tenía un modelo de representación de atletas. Esto no se resolvió hasta mayo de 2020, cuando cuatro atletas fueron nominados para el primer Comité Directivo de Atletas de la IWBF.

Este año, el Consejo de Atletas del IPC acogió dos convocatorias mundiales de atletas en las que se invitaba a participar a los representantes de los Comités Paralímpicos Nacionales y las Federaciones Internacionales. Las llamadas han servido para que los representantes de atletas reciban actualizaciones del IPC y del Consejo de Atletas del IPC y para que los atletas hagan preguntas sobre temas específicos. La IWBF no ha propuesto a ningún atleta para participar en ninguna de estas sesiones a pesar de las múltiples invitaciones del IPC y del Consejo de Atletas del IPC. La única representación de baloncesto en silla de ruedas en las convocatorias fue de Para atletas en representación de sus Comités Paralímpicos Nacionales.

Hora de cumplir con las reglas aprobadas por nuestros miembros

Para cerrar esta carta, observamos que el Consejo de Gobierno del IPC fue elegido por los miembros del IPC en noviembre de 2017 para tomar decisiones y hacer cumplir las normas del Movimiento Paralímpico que han sido determinadas y aprobadas por los propios miembros. Lo que estamos haciendo aquí es pedirle a la IWBF que cumpla con las reglas que han existido por años y las reglas que otras Federaciones Internacionales están cumpliendo.

También queremos destacar que cualquier atleta que practique un deporte quiere que otros atletas lo hagan y se atengan a las reglas del deporte. El IPC exige lo mismo a sus Federaciones Internacionales. Queremos que las Federaciones Internacionales se atengan a las reglas que han sido aprobadas por la mayoría de los miembros del IPC. En este caso, las reglas son el Código de Clasificación de Atletas IPC 2015, un código que fue aprobado después de años de consulta con el Movimiento Paralímpico, incluyendo la comunidad de atletas. Ningún atleta o deporte debe ser una excepción a las reglas.

El IPC siempre ha sido muy claro con la IWBF sobre lo que tiene que hacer para cumplir con el Código de Clasificación de Atletas 2015. Seguimos ofreciendo el apoyo total del equipo de gestión del IPC y del Comité de Clasificación del IPC. Sin embargo, también queremos señalar la importante cantidad de tiempo y recursos que este asunto ha consumido, lo que ha impedido que el IPC pueda dedicar tiempo a ayudar a otras Federaciones Internacionales y Comités Paralímpicos Nacionales en esta área.

Todo el Consejo de Gobierno del IPC y el Consejo de Atletas del IPC simpatizan enormemente con los jugadores recientemente declarados no elegibles y reconocen el impacto que esto ha tenido en los equipos que se preparan para Tokio. También hay que señalar que los atletas que han sido declarados no elegibles no son exclusivos de esta situación de la IWBF. Lamentablemente, en el Movimiento Paralímpico, a pesar de los esfuerzos de cada deporte por evitar la situación desagradable, siempre es posible que los atletas (en cualquier deporte) sean declarados no elegibles o que cambien de clase deportiva antes de los Juegos, aunque dichos atletas hayan participado en eventos de calificación.

Por último, cabe señalar que las normas del Código de Clasificación de Atletas IPC 2015 entraron en vigor el 1º de enero de 2017, fecha de inicio del ciclo Paralímpico. Si la IWBF hubiera aplicado las normas en consecuencia, estas decisiones relativas a la no elegibilidad de los jugadores no se habrían tomado tan cerca de los Juegos Paralímpicos Tokio 2020.

Esperamos que la IWBF siga avanzando en sus esfuerzos por cumplir plenamente el Código de Clasificación de Atletas IPC 2015, de modo que el deporte y sus jugadores puedan formar parte de los Juegos Paralímpicos París 2024.

 

Saludos cordiales,