Font size bigger Font size smaller

Alaize espera que la historia en 'Rising Phoenix' inspire amor y no odio

Cómo el Para deporte ayudó al francés a superar el trauma de la guerra civil en su Burundi natal 10 Oct 2020
Imagen
French Black man takes selfie with fans and French flag around him
Jean-Baptiste Alaize - celebrando su medalla de bronce en el Campeonato Mundial 2017 - tiene muchas razones para sonreír
ⒸGetty Images
By Aryanna Prasad | For the IPC

La inhibición por sus prótesis quedaron en el olvido cuando el francés Jean-Baptiste Alaize ayudó a sus compañeros de clase a ganar una carrera de relevos.

En esa misma noche, se dio cuenta de lo que había conseguido y de todo lo que vendría. No solo lo ayudaría a superar los traumáticos recuerdos de su niñez en medio de la guerra civil de su Burundi natal: también le serviría para adquirir una perspectiva diferente sobre su discapacidad.

"Fue la primera noche en años, en nueve años, que pude dormir", recuerda Alaize. "Desde ese momento, entendí que el atletismo podría cambiar mi vida".

Alaize es uno de los nueve Paralímpicos que protagonizó el documental 'Rising Phoenix', lanzado en Netflix en agosto.

En el documental, Alaize se abre y cuenta aquel recuerdo de cuando tenía tres años. Estaba cautivo en medio de un genocidio en su país natal cuando fue testigo del asesinato de su madre.

"Ellos (del grupo étnico de los Hutu) me pegaron con un machete en la espalda, en mi brazo y en una pierna", dijo Alaize, recordando el horror para describir los motivos de la amputación de la parte baja de su pierna izquierda. "Me dejaron para que muriera, pero sobreviví".

Alaize sobrevivió en un orfanato hasta que fue adoptado por una familia francesa en 1998. Se mudó al sudeste francés con su familia adoptiva y creció en Montelimar. Si bien pudo adaptarse a sus cicatrices físicas, las mentales siguieron en su mente. Eso fue hasta que descubrió la "sensación de volar" en su deporte.

"Cuando dormía, siempre tenía el trauma de la masacre que sufrimos, como un flashback", explicó Alaize.

 

Sus padres adoptivos lo llevaron a un psicólogo para menores que lo motivó a dibujar sus sentimientos. Pero Alaize creció con la frustración de aquel método de terapia. Tanto él como su familia sanaron a su modo, y el pequeño Alaize contruyó una fortaleza mental al aprender cómo vivir con sus lesiones y con las preguntas en torno a ellas.

En efecto, tiempo después aprendió que compartir sus propias historias ayudaba a sanar a otros.

"La gente es así: siempre quieren saber qué te pasó", dijo Alaize. "Comparte tu experiencia, porque tu historia puede cambiar la perspectiva de mucha gente. Puedes demostrar que en la vida, hay muchos chicos, de todos lados del mundo, que comparten tu experiencia. También puedes ayudar a muchos, incluso a personas ignorantes, a que entiendan".

Esa sanación empezó a los 14 años, cuando empezó a practicar deporte en su escuela y ayudó a sus compañeros a ganar un relevo. Se mantuvo en el ámbito deportivo, especializándose en las pruebas de velocidad y salto en largo, y eventualmente clasificándose a los Juegos Paralímpicos Londres 2012 y Río 2016. Uno de sus mayores logros fue en el Campeonato Mundial 2017, donde consiguió la medalla de bronce en salto en largo.

Si bien el atleta de 29 años construyó una vida en torno a su pasión como velocista y en salto en largo, aún cree que se necesita mucho trabajo para eliminar a la discriminación en todas sus formas.

 

 

"No es fácil entrar en Francia", dijo Alaize. "Cuando llegué me enfrenté al racismo, fue muy difícil, cuando estás en el sur y escuchas cosas como "este negro"... No me sorprendió llegar a un país como ese, escuchar y oir un racismo tan malvado, así que sabía que iba a ser muy difícil".

En parte por eso Alaize se ha entusiasmado mucho con el lanzamiento de 'Rising Phoenix'.

"Ver que la película salió este año, con la historia de 'Black Lives Matter', creo que puede cambiar mucho las cosas", dijo. "El odio y la violencia muestran lo que los humanos son capaces de hacer - lo sé porque he experimentado el odio y la violencia en todo el mundo".

"Quiero demostrar que la violencia y el odio no me han aportado nada, ni me satisface herir y matar a la gente que no me gusta", continuó Alaize. "Deseo que el mundo entero cambie después de esta película porque realmente muestro lo que un niño puede sufrir. Mientras sucedía, me preguntaba [por qué] y todo eso, pero a pesar de todo esto, está bien: todas estas experiencias me revelaron cómo se puede encarnar lo mejor de la humanidad".