Font size bigger Font size smaller
COMITÉ PARALÍMPICO INTERNACIONAL

Amy Purdy entrevistada por el "periodista" Andrew Parsons

"El aplazamiento de Tokio 2020 puede parecer una decepción ahora, pero más tarde, cuando estés en una carrera, estarás muy preparado para ella" 29 Apr 2020
Imagen
a female with prosthetic legs being raised into the air holding onto a robot arm
Amy Purdy actuando con KUKA, el robot, durante la Ceremonia de Apertura de los Juegos Paralímpicos Río 2016
ⒸSimon Bruty | OIS
By ND Prashant | The IPC

Andrew Parsons decidió salir y aventurarse durante el encierro - "no literalmente", pero pasó de los zapatos de presidente del Comité Paralímpico Internacional a los de periodista.

Mientras el mundo batalla contra la pandemia de COVID-19 y busca inspiración, Parsons arrojó luz sobre el notable viaje de la Paralímpica, autora y oradora motivacional estadounidense Amy Purdy.

El chat virtual en la cuenta de Instagram de @Paralympics fue el telón previo de la Ceremonia de Apertura de los Juegos Paralímpicos Río 2016, que se repitió en los canales de redes sociales del IPC para los entusiastas del deporte hambrientos de acción.

Purdy, quien perdió ambas piernas a los 19 años, había prendido fuego el escenario de la Ceremonia de Apertura de Río 2016 con su electrizante actuación; bailando con KUKA, el robot al son de las melodías del renombrado músico brasileño Sérgio Mendes.

"Echo de menos a Brasil, amaba todo de Brasil. Me divertí mucho entonces. Pasé 20 días aprendiendo a bailar con KUKA. Honestamente, al principio me aterrorizaba actuar con un robot. Pero luego decidí dar un paso adelante y salir de mi zona de confort", recuerda la medallista de bronce en los Juegos Paralímpicos de Invierno Sochi 2014 y de plata en PyeongChang 2018, que se incorporó a la charla desde Colorado, EE.UU.

Purdy sufrió una infección de meningitis bacteriana que le provocó un shock séptico y le tuvieron que amputar ambas piernas por debajo de la rodilla.

"Fue un largo viaje y a veces daba miedo. Por supuesto, no tenía ni idea de a dónde me iba a llevar".

"Perdí la circulación de la sangre en mis piernas y riñones y luego me hicieron un transplante de riñón. Perdí la audición en mi oído izquierdo y no tenía ni idea de lo que haría", dijo Purdy.

Su padre Stef le dio una nueva oportunidad al donarle uno de sus riñones, que ella reconoce como uno de los 'increíbles regalos' que podría recibir.

Andrew Parsons y Amy Purdy durante el chat de Instagram en vivo

Espíritu de lucha

Para la apasionada snowboarder, volver a la acción era todavía algo muy lejano. Lo único que no cambió desde su cirugía fue que tenía el mismo espíritu para cumplir con las metas que se había propuesto antes.

"Se trataba de visualizar lo que quería ser antes. Me vi a mí misma haciendo snowboarding de nuevo. Podía sentir la adrenalina bombeando y mi corazón latiendo más rápido cuando pensaba en eso", dijo la atleta de 40 años, cuyo mayor desafío fue conseguir el "tipo de pies adecuados" en la tabla de snowboard. 

El desafío inicial fue encontrar las prótesis de piernas correctas para ayudarla a hacer snowboard. Intentaba juntar las piezas y fijarlas a la tabla con cinta adhesiva.

"Para mí, siempre se ha tratado de encontrar la manera de hacer las cosas que me gustan. Todos esos pequeños secretos que me han funcionado y me han ayudado a dar lo mejor de mí misma; naturalmente quería que otras personas hicieran lo mismo", dijo Purdy. 

Cofundó 'Adaptive Action Sports' con su marido Daniel Gale para preparar a los aspirantes a Para atletas, y ya está dando sus frutos. Ocho de los 13 snowboarders estadounidenses que compitieron en PyeongChang 2018 eran de la organización de Purdy; seis terminaron en el podio.

Haciendo lo mejor

Como la mayoría, Purdy ha tenido su calendario desordenado debido al COVID-19. Pero quiere aprovechar este tiempo para reevaluarse a sí misma.

"Es un buen momento para pensar sobre uno mismo. ¿Quién soy y qué estoy haciendo? ¿Qué impacto quiero tener en la comunidad? Como oradora motivacional, tuve 10 discursos entre marzo y abril cancelados de la noche a la mañana. Esto me hizo repensar la forma en que estoy enfocando las cosas".

"Decidí que quiero aportar más valor a mi comunidad. Estoy trabajando en un programa para estudiantes de secundaria que se gradúan, sobre cómo los estudiantes pueden ver a través de los desafíos de entrar en el "mundo real". También estoy empezando a escribir otro libro".

Para los atletas decepcionados por el aplazamiento de los Juegos Paralímpicos Tokio 2020, el consejo de Purdy es verlo como una oportunidad para sobresalir.

"Personalmente, me hubiera encantado algo así cuando me dirigía a Sochi, hubiera sido como '¡Oh Dios! Tengo más tiempo para convertirme en la mejor atleta'."

"Se trata de cómo puedes usar este desafío para avanzar aún más. Así que sigue entrenando y sigue trabajando en ser tu mejor versión. Puede parecer una decepción ahora, pero más tarde, cuando estés en una carrera, estarás muy preparado para ello. Así que, usa esa energía para ser el mejor atleta que puedas ser".