Anrune Weyers: "Todavía tengo este don, así que no he terminado"

"Me di cuenta de que [el aplazamiento] no se trata de mí. Es mucho más grande. Es la vida de la gente" 11 Jun 2020
Imagen
A female runner with a prosthetic arm celebrating
Anrune Weyers celebra la primera medalla de oro de Sudáfrica en Dubai 2019
ⒸBryn Lennon/Getty Images
By Tokyo 2020

Anrune Weyers, dos veces campeona Paralímpica y mundial, está más preparada que nunca para enfrentarse a Tokio. La sudafricana correrá armada con su fe y una misión especial para concientizar sobre la difícil situación de los Para atletas en su país.

Tras sus múltiples victorias en el Campeonato Mundial Dubai 2019, Weyers estaba lista para redondear su carrera profesional en los Juegos Paralímpicos Tokio 2020, retirarse y formar una familia.

"Iba a ser mi último Juego. No se lo dije a los medios, pero rezar por ello y pasar el tiempo en casa me hizo darme cuenta de que todavía estoy muy emocionado por correr, todavía tengo el fuego. Todavía tengo este don, así que aún no he terminado".

Tokio 2020 será su tercera aparición en los Juegos Paralímpicos, y aunque haya que esperar un año más, Weyers sabe en su corazón que serán igual de especiales.

"Me di cuenta de que [el aplazamiento] no se trata de mí. Es mucho más grande. Es la vida de la gente. Pero saber que puedo ser parte de algo que va a ser mágico el próximo año, los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, será increíble", dijo a Tokio 2020.

¿Serán sus últimos Juegos?

"Veremos lo que da la vida después de los Juegos. Voy a ir día a día", dijo la atleta de 27 años.

Paralímpica de corazón


Weyers nació con un defecto congénito en su brazo izquierdo, y fue atacada durante su niñez.

"Me intimidaron mucho por no tener una mano. Yo era la 'chica sin mano'. Pero correr me ayudó a desarrollar la persona que era, el personaje que era, y creo que ese era el plan de Dios para mí como persona".

Al darse cuenta de que correr es el propósito de su vida, se tomó en serio el atletismo en 2010 y en tan sólo un lapso de dos años, la entonces atleta de 19 años debutó en el mayor evento deportivo del mundo, los Juegos Paralímpicos Londres 2012.

View this post on Instagram

The Sprinting race - 100m T47 (My disability class at the Paralympic Games ) Being a 400m /200m athlete the 100m always seemed so fast , my body couldn’t get to the feeling /believing I am a fast runner, GOD came and I believe with prayer . He decided WE are going to do this together every session in 2019 , every time trial & session , race and driving from Durbanville to Stellenbosch while worshipping . Connection / growth/ believe/ Trust GOD planted on my heart, mind and BODY and that feeling is indescribably . God came he work with my team and myself to grow the sprinter and speed in me and boy oy boy. It is great to be know how a sprinter feels . How is that? It feels like I am flying , light in the air and quick on the ground. This moment is part of those many and I am a celebrator of all moments. I run limitless and I celebrate not alone but with my TEAM. This race pushed me to a new PB - 12,36 sec MY FIRST EVER medal in the 100m race. #Believe#SpendtimewithGOD#LethimWORKthroughyou#Lethimtakecontrol.

A post shared by Anruné Weyers (@anrune01) on

La joven Weyers brindó una actuación estelar, obteniendo una plata y un bronce. Pero aparte de las medallas, la corredora siempre recordará Londres 2012 no sólo por ser sus primeros Juegos sino por lo que significó.

"No podía creer que hubiera tantas discapacidades diferentes. Me emocionó saber que tengo el privilegio de ser parte de eso. En realidad, es el poder [de los atletas] para ser lo mejor que pueden ser".

Los Juegos atrajeron a más de 4.237 atletas de 160 países y fueron apodados entonces como los "mayores Juegos Paralímpicos de la historia", estableciendo un punto de referencia para futuros Juegos.

Crisis y fe


Su segunda aparición en los Juegos fue una experiencia totalmente diferente. Weyers tuvo dos operaciones de rodilla antes de Río 2016 y tuvo que reunir toda su fuerza en los últimos metros de los 400m. Anteriormente, lideraba el pelotón pero luchaba por mantener su impulso.

Finalmente, Li Lu de China la superó y ganó la codiciada medalla de oro.

"Esa carrera como que me quebró. Fue muy duro, y pude ver a mi competidora de China y ella me pasó, y no pude moverme".

"Pero luego volvió a mí. Todo lo que le pido a Dios es poder correr y debo celebrar esto por lo que es".

l Athletics | Women's 400m T47 Final | Rio 2016 Paralympic Games



Weyers terminó con una plata que aún era motivo de celebración, pero cuando el subidón de los Juegos disminuyó, le resultó difícil lidiar con las lesiones.

Sin embargo, con el apoyo de su marido y de las personas que la rodean, Weyers lo ha tomado día a día y ha podido ir recuperándose poco a poco tanto en cuerpo como en espíritu. Weyers confió en su fe para superar esta dura prueba.

"Personalmente creo que las heridas también te forman. Porque aprendes más y más sobre ti mismo y pasas tiempo con Dios".

Weyers, antes Lienberg, también atribuye a su matrimonio el haberla ayudado a recuperarse.

"Haberme casado también me cambió. Soy la mejor versión que puedo ser y todavía estoy emocionada de crecer en la pista y fuera de ella con mi marido en el viaje que compartimos", dijo.

Con un espíritu renovado, Weyers dio un espectáculo en el Campeonato Mundial de Dubai, donde ganó un histórico oro para Sudáfrica en los 400m T47, además de una plata en los 200m y un bronce en los 100m, alcanzando sus mejores marcas personales.

Y todos estos múltiples logros en un solo Campeonato Mundial.

"Es increíble tener el privilegio de competir en las tres carreras para las que trabajé, comenzando con los deportes para personas con discapacidades en 2010 y construyendo eso hasta 2019", recordó Weyers mientras luchaba contra las lágrimas.

El hecho de que Weyers sólo pueda entrenar unas pocas horas al día debido a las restricciones de su país de origen, hace que aprecie aún más sus logros pasados y alimenta su ardiente deseo de volver a la pista.

Y esto la excita aún más de cara a Tokio.

Voy a aceptarlo. Lo aceptaré. Si viene una lesión, está bien, miraremos hacia adentro, y encauzaremos el camino o identificaremos el plan necesario para superar la lesión.

También quiere perseguir el récord en los 400m e intentará ganar su primer oro Paralímpico.

Pero gane o no cuando se meta en la pista el año que viene, Weyers sabe que es parte de su destino.

View this post on Instagram

The 200m race at the World championship in Dubai 🌎 Oh this RACE= I knew that this is going to be a good one and privilege that I can say I was in it. What is the best partS of this race. Being emotional before my race knowing that I didn’t do any of this alone. God has been with me ALWAYS, hugging my coach before the race, praying with my runfree family and the moment that @charl_dut01t & @mhlongo_mpumelelo came and celebrated with me is a moment treasured forever THE moment we saw a new Personal best 25,01 sec. Grateful heart ♥️ This fire 🔥 is still burning and I am excited to use all the opportunities that comes my way but not alone Together with GOD and MY TEam. #BecauseWEarestrongertogether#Runfree#Paralympics#Races#Dubai#IPCWorldchampionship.

A post shared by Anruné Weyers (@anrune01) on

"Realmente creo que Dios me dio un don y ese es el don de correr. Siento que tengo la intención de hacer esto, es casi como... esto es lo que necesitas hacer. Este es tu plan... que tienes que correr".

Para Sudáfrica y más allá


El año que viene, Sudáfrica enviará la mayor delegación olímpica y Paralímpica desde Beijing 2008. Y si se mantienen los procedimientos de calificación, 101 atletas ya están confirmados para nueve deportes.

"Estoy feliz de que todos vayamos. Como dijo Nelson Mandela, el deporte puede unir a la gente y reunirlos. También confío en que el deporte puede atraer a la gente y ayudarles a superar los desafíos".

Además de enorgullecer a su país, Weyers cree que debe llevar a cabo otra misión: concienciar y abogar por una mayor representación de los Para atletas en Sudáfrica.

"Creo que la gente se identifica mucho con quienes superan sus desafíos. Creo que en realidad somos comercializables... siento que soy comercializable. Pero en Sudáfrica, hemos estado luchando porque no se nos ve como comercializables, que es algo que creo que tengo".

"Me encantaría que la gente subiera a bordo e invirtiera y se asociara con [los atletas]. Ayudémonos unos a otros para llegar a nuestro sueño."

Weyers también quiere que los Paralímpicos se celebren de la misma manera que sus homólogos olímpicos.

"Espero que los Juegos Paralímpicos sean vistos como lo mismo que los Juegos Olímpicos y no sólo como una idea de último momento".

Hacemos lo mismo, exactamente lo que ellos hacen pero en una forma diferente. Y realmente espero que sea realmente igual porque eso es lo que los Paralímpicos son: lo mismo que los Juegos Olímpicos"