Beijing 2022
Paralympic Winter Games
04 - 13 March

China aspira continuar historia de curling en silla de ruedas en casa

Tras ganar primeros títulos Paralímpicos y mundiales del país, China sabe que repetirlo en Beijing 2022 será un desafío 09 Mar 2021
Imagen
female wheelchair curler Zhou Yan on the ice
Yan Zhuo formó parte de la selección campeona del mundo en 2019 y espera estar en el equipo nacional de Beijing 2022
ⒸWorld Curling
By Teddy Katz | For the IPC

El equipo chino de curling en silla de ruedas es recibido en su nueva pista de curling de última generación por una pancarta en la pared que se traduce aproximadamente como “PyeongChang es historia.  El camino a Beijing empieza de cero”.

Esto pretende ser un recordatorio diario para los atletas de que, mientras se entrenan para los Juegos que comienzan dentro de un año, no pueden confiarse. El equipo chino de curling en silla de ruedas ganó la primera medalla de oro de su país en unos Juegos Paralímpicos de Invierno en PyeongChang 2018 y posteriormente consiguieron otra medalla de oro en el Campeonato Mundial 2019.

Yan Zhuo, que formó parte de ese equipo campeón, no cree que sea difícil para los atletas mantener los pies en la tierra cuando piensan de dónde vienen.

“Estoy muy orgullosa de formar parte de este equipo histórico, pero ha sido un camino difícil para conseguir estas medallas”, dijo Zhuo.

El equipo chino se formó en 2007 y no fue ni mucho menos un camino de rosas. Wang Haitao, el capitán del equipo, ha estado ahí desde el primer día. 

 

Wang dice que cuando empezaron, solían entrenar en una vieja pista de patinaje que ni siquiera tenía ascensor.  El entrenador tenía que subir y bajar a los atletas por las escaleras en sus sillas de ruedas. Tenían que buscar cualquier equipo de curling que pudieran encontrar.  Si uno de los bastones se rompía, lo pegaban con pegamento.

Dice que antes de los Juegos Paralímpicos Sochi 2014, los cinco jugadores solo tuvieron unos meses para entrenar juntos en condiciones bastante inadecuadas.

Ahora, la situación ha cambiado. La nueva pista de curling de categoría mundial construida especialmente para los Juegos Paralímpicos Beijing 2022, el National Ice Sports Arena para personas con discapacidad, se inauguró en diciembre del año pasado. Cuenta con lo último en diseño accesible, incluidos los botones del ascensor a la altura de los pies.

Wang dice que hay una gran diferencia entre cómo eran las cosas antes y cómo son ahora. Ahora tienen más entrenadores. En los años sin pandemia, viajan al extranjero para competir con las mejores naciones.

“Las autoridades nos han prestado cada vez más atención. Dado que los Juegos Paralímpicos de Invierno 2022 se celebrarán en nuestro país, han construido un nuevo estadio para el curling en silla de ruedas y las condiciones de entrenamiento son mucho mejores”.

Wang afirma que el éxito del equipo de curling en PyeongChang, que califica como “el momento de mayor orgullo de su vida”, no ha pasado desapercibido. Ahora, mucha gente en China ve que el curling puede ser practicado por personas con todo tipo de habilidades.

“Hemos conseguido unos resultados muy importantes que enorgullecen a la nación y también han contribuido a impulsar nuestro deporte en el país”, comenta Wang.

Haitao Wang skipped China to history in PyeongChang

Ahora hay 20 jugadores compitiendo por los cinco primeros puestos. De hecho, Wang es el único miembro del equipo que ganó el oro Paralímpico en 2018.

Los jugadores más jóvenes, como Yan Zhuo, intentan ganarse un lugar en el equipo. A ella le gusta estudiar todo tipo de estrategias, incluso analizar el ajedrez, para mejorar en el curling.

“El curling es como el ajedrez sobre hielo”, explica. “Requiere predecir los próximos tres, cuatro o incluso más movimientos, así como las correspondientes contramedidas”.

Los atletas y entrenadores saben que, con todo su éxito, muchos países estarán analizando videos de ellos, con la intención de vencerlos.

Pero los chinos también están estudiando detenidamente a las naciones más destacadas y sus estrategias para intentar que la medalla de oro se quede donde está.