Font size bigger Font size smaller

Yui Kamiji: Esperanza local en Juegos Paralímpicos

Atleta japonesa ganó el Abierto de Francia 2020, su segundo título de Grand Slam este año 13 Oct 2020
Imagen
Yui Kamiji
Yui Kamiji posa con el trofeo después de ganar el título individual femenino en silla de ruedas del Abierto de Francia
ⒸFFT
By Tokyo 2020

Yui Kamiji ha puesto su objetivo en los Juegos Paralímpicos en su casa, habiendo ganado su cuarto título de Roland Garros en tenis en silla de ruedas femenino, superando en la final a su compatriota Ohtani Momoko por 6-2, 6-1. Fue la primera vez en la historia de los Grand Slam que dos jugadoras japonesas se enfrentaron en la final individual. 

La joven de 26 años ha ganado el título individual del Abierto de Francia en 2014, 2017 y 2018. Con las victorias de este año en Roland Garros y el Abierto de Australia, Kamiji sumó su octavo título de Grand Slam.

Además tiene 16 títulos en dobles sumados a su éxito en los Juegos Paralímpicos Río 2016, donde ganó la medalla de bronce tanto en individuales como en dobles femenino.

Kamiji habló de su trayectoria como jugadora de tenis en silla de ruedas, de cómo la rivalidad la motiva y de su objetivo de ganar la medalla de oro en los Juegos Paralímpicos Tokio 2020 del próximo año.

Sus primeros Juegos Paralímpicos

Kamiji recuerda perfectamente Londres 2012, donde hizo su debut Paralímpico, una experiencia que le cambió la vida.

“Los espectadores allí eran muy conocedores. Fueron alentadores y solidarios. Siendo japonesa, no era una jugadora local, pero aplaudieron cálidamente y fueron genuinos en su apoyo. Nunca había experimentado esto antes como jugadora, así que ese escenario me dejó una impresión sorprendente”, dijo.

El tenis es muy popular en el Reino Unido, donde se originaron los Juegos Paralímpicos y se celebran los campeonatos de Wimbledon. Los espectadores ven las sutiles dificultades del juego y reconocen con aplausos a los tenistas que las superan. Es realmente gratificante para los jugadores ser reconocidos y elogiados por su juego.

“Los espectadores tienen una verdadera compasión por las personas con discapacidad. Los niños parecían haber realizado una investigación previa en la escuela. Los espectadores no solo se divertían, sino que trataban de apoyar a los atletas haciendo observaciones profundas”, recuerda Kamiji, que a los 18 años contempló la posibilidad de retirarse después de Londres 2012, tras haber logrado su objetivo de formar parte de unos Juegos Paralímpicos.

Sin embargo, después de experimentar el espíritu de los Juegos, así como la alegría de ganar y la decepción de perder en los cuartos de final, sintió una fuerte necesidad de continuar.

“En ese sentido, tuve suerte de debutar en los Juegos Paralímpicos Londres 2012”, dijo Kamiji.

Una vez que decidió continuar, hizo enormes progresos. En 2014, ganó el Grand Slam calendario en dobles y se convirtió en la número uno del mundo tanto en individuales como en dobles. Sin embargo, la presión de ser una de las favoritas en Río 2016 la superó. La atención que captó como abanderada del equipo japonés, también pesó mucho sobre ella.

Yui Kamiji como abanderada de Japón en Río 2016

“No sentí nada más que frustración después de los Juegos. Sentí el alivio de haber ganado una medalla (de bronce), pero no estaba feliz. Todavía me siento de la misma manera, incluso hoy, cuando miro hacia atrás”.

De todas formas, Kamiji siente que había muchos aspectos positivos que tomar de Río 2016.

“Cuando regresé a Japón, la gente a mi alrededor estaba muy contenta de que hubiera ganado una medalla de bronce. Antes del partido por el tercer puesto, después de mi derrota en las semifinales, muchas personas me enviaron mensajes de aliento a pesar de la diferencia horaria entre Brasil y Japón, animándome a jugar mi propio estilo de tenis sin preocuparme por el resultado”, dijo.

“A esa gente le debo haber podido cambiar mi forma de pensar y dar lo mejor de mí en el partido por la medalla de bronce, que finalmente terminé ganando. A partir de esta experiencia, realmente me di cuenta de que estaba siendo apoyada por mucha gente, y sentí un renovado aprecio por ellos”, reflexionó Kamiji.

Hablar conmigo misma es esencial durante el juego

Durante los tres años y medio transcurridos desde Río 2016, Kamiji se ha centrado en lograr el crecimiento como jugadora a través de un proceso de prueba y error.

“Antes de Río, había estado trabajando en una nueva técnica, pero no podía llevarla a un nivel que pudiera usar con confianza en los partidos, lo cual era un error. Ahora también estoy probando nuevas técnicas, pero esta vez las utilizo en los partidos desde un principio para poder aprender de mis errores y considerar qué pasos debo dar a continuación”, explicó.

Originalmente, el estilo de Kamiji era crear patrones estructurados de juego y esperar a que llegaran las oportunidades, pero se dio cuenta de que necesitaba golpear las pelotas con fuerza y presionar al rival si quería estar a la altura de las jugadoras internacionales fuertes y rápidas.

“Cuanto más me concentro en el partido, más dudas surgen sobre cómo debería haber jugado. Como es demasiado para procesar en mi mente, verbalizo mis pensamientos en voz alta. Cuando hablo conmigo misma mientras juego, puedo mantener una perspectiva más amplia y ver las cosas objetivamente”, dijo la jugadora de 26 años.

“Intento mantener el equilibrio. Por ejemplo, cuando juego bien, digo cosas para calmarme, y cuando no me va bien, me digo a mí misma que mire el lado positivo, diciendo cosas como: ‘Lo bueno de ese error fue que elegí hacer esto o aquello’, para ir compensando”.

Preparada para disfrutar de los Juegos Paralímpicos

Kamiji también ha adquirido el hábito de anotar en su “cuaderno de tenis” cualquier concepto o idea que obtenga durante la práctica, lo que la ha llevado a reflexionar aún más.

“Mi condición cambia cada día, y quiero mantener las fluctuaciones al mínimo. Las diferencias solo pueden ser percibidas intuitivamente, y la percepción se desvanece con el tiempo. Por eso empecé a tomar notas para poder mirar hacia atrás. A veces, lo que funcionaba ayer no funciona hoy, o viceversa, pero de cualquier manera, tomar notas me ha dado más motivos para pensar”, dijo.

Cuanto más experiencia adquiere, mayores son los desafíos que debe afrontar, lo que también la lleva a contemplar cómo puede elevar su juego a un nivel aún más alto. Para lograr una mayor evolución, este proceso es esencial. Kamiji se encuentra actualmente en medio de esta fase de crecimiento.

Tokio 2020 serán los terceros Juegos Paralímpicos de Kamiji. Su objetivo es, naturalmente, ganar una medalla de oro, pero también tiene otro desafío.

“En Londres 2012 no pude avanzar más allá de los cuartos de final, pero me divertí mucho porque eran mis primeros Juegos Paralímpicos. En Río 2016, gané una medalla de bronce, pero no puedo decir que me haya divertido tanto. Más que nada, sentí frustración y decepción. En Tokio 2020, por supuesto que aspiraré a una medalla de oro, pero además de eso, espero poder disfrutar del juego”, dijo.