Font size bigger Font size smaller

Eiko Kakehata solo piensa en el oro

Jugadora de gólbol japonesa entusiasmada con la oportunidad de competir en su casa en Tokio 2020 27 May 2020
Imagen
Eiko Kakehata catches ball during Rio 2016 game
Eiko Kakehata es una de las líderes del equipo japonés de gólbol
ⒸGetty Images
By Santiago Menichelli

Eiko Kakehata tiene discapacidad visual, una condición relacionada con su albinismo, pero su conexión con el resto de los sentidos es alucinante. Cuando las visitas se acercan a unos pasos de la puerta de su casa de Tokio, ella sabe que están ahí incluso antes de que estiren su brazo para tocar el timbre. Es capaz de recorrer su barrio interpretando y siguiendo sus olores. 

Desde hace una década puso sus extraordinarias habilidades al servicio del seleccionado japonés de gólbol. Los próximos Juegos Paralímpicos se disputarán a pocos kilómetros de su casa y ella solo piensa en algo: la medalla de oro.

Protagonismo

Tenía apenas 18 cuando se disputaron los Juegos Paralímpicos Londres 2012. Hacía dos que se había enamorado del gólbol y allí estaba en la capital inglesa, formando parte de una campaña histórica en la que Japón terminaría adueñándose del oro. Era el mayor logro imaginable, pero Eiko confiesa que no pudo “entrar en la vibra energética de los Juegos”. Mientras la bandera japonesa se elevaba durante la ceremonia de entrega de medallas, en el podio ella sentía que su contribución había sido poca o nula.

Después llegó el mejor resultado jamás conseguido por Japón en un Mundial. En 2014, en Espoo, Finlandia, terminaron cuartas.

Ya en Río 2016 adoptó un rol protagónico. Cuartos de final fue su límite en Brasil y eso la marcó: “Fue un torneo lamentable. He estado trabajando duro para ser aún más fuerte. En los próximos Juegos Paralímpicos me gustaría tener un mejor desempeño para retribuir a aquellos que me han apoyado hasta ahora”.

Japón no pudo pasar del 5° puesto en el Mundial 2018 en Malmö, Suecia. No es suficiente para Kakehata Eiko.

Imagen
Eiko Kakehata throws the ball during Rio 2016 final
ⒸGetty Images

Rivalidad

China ha sido responsable de dejar a Japón con las manos vacías en más de una oportunidad. La más reciente y dolorosa fue en Río 2016, cuando las frenaron en cuartos de final al doblegarlas 5 a 3.

Otra similar había sido en Beijing 2008, cuando las chinas se impusieron 3 a 1 en la ronda preliminar, complicando seriamente las posibilidades japonesas de avanzar en la competencia.

Claro que Japón obtuvo la victoria más importante en Londres 2012, cuando venció a China en la final. También las superaron en el partido definitorio de los Juegos Paraasiáticos Indonesia 2018 (5-3) y en las últimas tres ediciones de los Campeonatos Asia-Pacífico (2015, 2017 y 2019). 

“Todavía somos las número 1 de Asia, pero no las número 1 del mundo. Siempre perseguiremos el objetivo de llegar al primer lugar en el mundo”, asegura Kakehata. Es provocadora al hablar sobre su rivalidad con China: “No nos vencerán más”.

Técnica y corazón

“Desafía todo y a cada momento”, proclama el lema con el que se identifica la japonesa. Si se habla de desafíos, ninguno es más grande que los Juegos Paralímpicos 2020 en casa. La atleta de 27 años es contundente en su declaración: “Estoy decidida a ganar el oro”.

“Entreno activamente mis puntos débiles y trato de mejorarlos durante los largos períodos que paso concentrada entrenando con el equipo. Me gustaría ser mejor en los lanzamientos a gol”, explica.

“Necesito pulir mi lanzamiento todavía más si vamos a vencer a los equipos top de este deporte”.

Hay dos grandes atletas que la inspiran a la hora de llevar su lanzamiento al próximo nivel. Son la turca Sevda Altunoluk —a la que define como “devastadora”— y la rusa Irina Arestova.

Mientras pasa sus horas entrenando y buscando su mejor forma, la japonesa lanza una advertencia para sus eventuales rivales en Tokio 2020: “Mi técnica y mi corazón se están fortaleciendo”.