Font size bigger Font size smaller

Podcast IPC: Markus Rehm le responde a los escépticos

El campeón Paralímpico de salto en largo explica por qué su récord de salto de 8,48 metros es el resultado de su duro trabajo y no una ventaja de sus prótesis 11 Dec 2020
Imagen
Sponsored graphic with man's headshot
By IPC

Markus Rehm se ha ganado el apodo de "Bade Jumper". El gran Paralímpico alemán ha sido parte integral de la ciencia que permite correr rápido y saltar lejos. En el último episodio de "A Winning Mindset: Lessons From the Paralympics," habla de cómo ha superado muchas barreras en su vida y una de ellas es demostrarle a sus detractores que se equivocan.

Su salto más notable fue de 8,48 m, que fue un récord mundial y una marca lo suficientemente lejana para ganar el oro en los dos últimos Juegos Olímpicos, si hubiera competido en ellos.

"Me gustaría participar en los Juegos Olímpicos, pero no porque quiera ser un atleta Olímpico", dijo Rehm. "Soy un atleta Paralímpico y estoy orgulloso de ello. Pero quiero competir en los Juegos Olímpicos para demostrar que vale la pena conseguir entradas para nuestros eventos, que vale la pena ver nuestros eventos".

Pero su sobresaliente salto despertó controversias que abordó en el podcast.

Como protésico en su trabajo diurno, Rehm conoce la mecánica y la ciencia de las cuchillas. Explica que gran parte de sus logros en salto es por su propia habilidad y no por la ventaja de su cuchilla. La comparó con el piloto de Fórmula 1 Lewis Hamilton.

"Si alguien más está en el coche de Lewis, no podrá conducir tan lejos o tan rápido como él", explicó Rehm. "Es un conductor increíble y muy bueno, y creo que es lo mismo con la cuchilla corriendo o saltando".

"Los únicos que pueden juzgar mis habilidades o la correlación entre las cuchillas y el cuerpo son las personas que me ven entrenando, corriendo cada mañana, tirado en el suelo. Estas personas saben que no es la cuchilla. Por lo general, la gente me ve en los grandes eventos y dice 'obviamente su cuchilla le da una ventaja'. Pero no ven cómo trabajo aquí".

"Es realmente una lástima y al principio me emocionó porque ¿qué hice mal? Nunca planeé tener una ventaja. Sólo quería reemplazar lo que había perdido".

Esto lo motivó a estudiar e investigar para probar que los Para atletas no tienen ventaja con sus prótesis. Dijo que, como resultado, tendría una desventaja especialmente en la parte de correr del evento.

La estrella alemana quiere saltar más lejos sin importar lo que pase e imagina llegar a 8,50m. Si eso ayuda o no a sus posibilidades de competir en los Juegos Olímpicos, Rehm dijo que no le impedirá dar lo mejor de sí mismo.

"No me importa lo que piensen los demás. La gente pensaba que no podía correr, no podía jugar al fútbol, que no podía estar en una tabla de snowboard. Estoy cansado de explicarme. Hago lo que hago lo mejor posible".

La transcripción completa de la entrevista y el episodio con Markus Rehm están disponibles online.