Font size bigger Font size smaller

Campbell-Hill protege a los trabajadores de la salud del COVID-19

AerosolShield, el proyecto del retirado Para atleta británico, entrega extra protección para el staff médico e incluso para familias ante el coronavirus 29 Apr 2020
Imagen
Male wheelchair user poses with his dog in a UK flag sweater
Matt Campbell-Hill ha asesorado en numerosos proyectos de tecnología médica
ⒸMatt Campbell-Hill
By Ros Dumlao | For the IPC

Matt Campbell-Hill estaba decepcionado por su retiro temprano de la esgrima en silla de ruedas, inmediatamente después de la postergación de los Juegos Paralímpicos Tokio 2020. Pero el atleta británico también supo que representaba la oportunidad de enfocarse en una causa mucho más grande para equipar a los trabajadores de la salud para batallar contra la pandemia de coronavirus.

Campbell-Hill es el co-fundador y diseñador de AerosolShield, una "tienda emergente" de plástico desechable que crea una barrera entre los pacientes de COVID-19 y el staff médico. Cubre la cabeza del paciente, su cuello y la zona de los hombros mientras reciben tratamiento, y protege al personal de las gotas de aire que podría contener el virus.

Junto a su equipo de clínicos y especialistas en tecnología médica, Campbell-Hill ha procesado cerca de 350 órdenes de AerosolShield hasta el momento y tiene otros miles de pedidos pendientes alrededor del mundo, especialmente en Gran Bretaña.

"Sabíamos que un montón de personas están tratando de invertir y ayudar al crear cosas en sus patios, pero no las creaban con los materiales adecuados. No conocen los requerimientos, pero nuestro equipo puede y nosotros podemos hacer algo realmente bueno", dijo Campbell-Hill, quien ayudó al equipo británico a asegurarse el bronce en espada en el Campeonato Mundial 2019.

La idea fundacional de AerosolShield nació en una conversación por Twitter a fines de marzo. Se contactó con un anestesista buscando protección durante la intubación (insertar un tubo en el cuerpo) para que un paciente pueda ser colocado en un ventilador. El proceso puede crear un reflejo natural de la mordaza y la tos. 

Campbell-Hill se tomó dos horas para idear algunos diseños.


"Quería algo que fuera liviano, barato, desechable -por ahora, en el futuro podremos hacer algo con respecto a la limpieza-, fácil de poner y sencillo de sacar", explicó.

"Otra cosa que sucedió mientras hacía ese diseño: mi esposa es doctora, y estábamos buscando procedimientos de guía (en los hospitales). Y dice que para todos los procedimientos en aerosol, debes usar equipo de protección personal completo (PPE). Si usas el PPE completo, debes limitar la cantidad de gente alrededor del paciente".

"Los procesos del Aerosol hacen que salgan cosas de los pulmones del paciente, y debes limitar a las personas a su alrededor. Pero incluso con el PPE completo, todavía hay un riesgo significativo. Así que se me ocurrió una tienda de aislamiento en miniatura, como la que se ha visto en la crisis del Ébola o similar".

Con los hospitales y clínicas luchando con los limitados suministros de PPE, Campbell-Hill se dio cuenta de que la idea podía expandirse aún más al personal médico - no sólo a los anestesistas - que tratan a los pacientes de COVID-19 o incluso a los casos sospechosos.

Formó un equipo de reconocidos expertos en tecnología médica y tuvo un prototipo listo en cuatro días. Las solicitudes para el AerosolShield se acumulaban durante la semana siguiente.

"Una de las primeras cosas en las que estuvimos de acuerdo fue que no se trataba de hacer dinero", enfatizó Campbell-Hill. "En todo caso, esto nos costará dinero. Pero se trata de proteger a nuestros amigos y familiares".

Finalmente crearon una campaña a través de la plataforma de crowdfunding GoFundMe para ayudar con el papeleo legal, los seguros, la producción y otros costos.

"Nadie de mi equipo ha sacado dinero de esto", dijo el retirado esgrimista en silla de ruedas. "Sólo tenemos varios cientos en todo el Reino Unido y estamos tratando de recaudar más dinero para poder hacer más de eso."

La mentalidad de un atleta

Los largos días procesando el AerosolShield, sumada a la educación en casa ha sido agotadora. Pero el exatleta de 40 años ha encontrado fuerza en su historial deportivo.

Campbell-Hill trabaja con suplementos deportivos y bebidas sobrantes además de su computadora, las que iba a usar para los dos últimos mundiales de la temporada.
 
"Sólo me recordaba que he sido entrenado para lidiar con el agotamiento", dijo. "He sido entrenado para lidiar con la fatiga física y mental".
 
"La otra cosa que más disfruto es el equipo y construir un buen equipo a tu alrededor, y tener una buena comunicación."

View this post on Instagram

End of the last day of the World Games Wheelchair Fencing Championship saw us compete in the team event. Ranked 18th in the World we stormed through and finished 5th, beating the indomitable Italy, Ukraine, and 2016 Paralympic Gold Medallists France, but losing to a fantastic Team Iraq. We'll be back; better, faster, stronger. "It's not what happens to you, but how you react to it that matters" - Epictetus This is the aftermath, including the LONNNNG journey back through Sharjah to the hotel. #betterfasterstronger #teamgb #wheelchairfencing #teamzebedee #paralympics2020 #fencing #inspirationalquotes #worldgames #lifequotes #liveyourbestlife #inspiration #shotonleica #huaweiP20 #nofilter #leonpaul #worldgames #worldcup #teammates

A post shared by Matthew Campbell-Hill (@matthewcampbellhill) on

 
Además de su formación inicial a tiempo completo para Tokio 2020, ha asesorado en numerosos proyectos de tecnología médica, y es miembro senior de nuevas tecnologías médicas en la Universidad de Birmingham.

El británico se lesionó mientras jugaba al rugby, y las complicaciones de una cirugía en 2009 afectaron su capacidad para caminar. Un ex compañero de piso lo introdujo en la esgrima en silla de ruedas, y alcanzó su más alta clasificación individual en el cuarto lugar en una Copa del Mundo en 2013.

No fue seleccionado para Londres 2012, y sus esperanzas para Río 2016 se vieron empañadas por una lesión en el hombro. Regresó en 2018 con la vista puesta en Tokio 2020. Pero como en la clasificación no pasó del top 10 de su categoría y los Juegos Paralímpicos 2020 se pospusieron a 2021, decidió poner fin a su carrera.

"Estaba muy decepcionado. Pero eso fue atenuado por lo que estaba pasando (con la pandemia)", dijo. "Es una gran decepción para mucha gente. Pero esto (la situación actual) tiene vidas en juego".