Font size bigger Font size smaller

Chantal Petitclerc se convierte en voz de las personas con discapacidad

Leyenda Paralímpica canadiense describe cómo las personas con discapacidades se enfrentan a menudo a barreras de empleo, discriminación y problemas de accesibilidad 23 Mar 2021
Imagen
Chantal Petitclerc speaks with Canadian flag behind
Leyenda Paralímpica Chantal Petitclerc es senadora canadiense y defensora de los derechos de las personas con discapacidad
ⒸSenate Communications Directorate – Senate of Canada
By Teddy Katz | For the IPC

En 2020, atletas de todo el mundo se unieron a las protestas de Black Lives Matter contra el racismo y la discriminación, y una de las Paralímpicas más condecoradas de todos los tiempos espera que esto siga ocurriendo.

Chantal Petitclerc compitió en cinco Juegos Paralímpicos y ganó 21 medallas, 14 de ellas de oro en Para atletismo.  Petitclerc es ahora senadora independiente en Canadá, por lo que sabe un par de cosas sobre cómo se mezclan el deporte y la política.

"Hay momentos en los que es necesario hacerlo, utilizar tu plataforma como atleta para hacer declaraciones poderosas. Las declaraciones sobre Black Lives Matter pueden cambiar la historia y cambiar el mundo".

Al mismo tiempo, Petitclerc dice que la gente debe respetar a los atletas que no están preparados para involucrarse en la política. 

"Si me hubieran preguntado antes de Beijing si me iba a involucrar en las protestas, habría dicho: no estoy en desacuerdo, pero tengo un plan, y mi objetivo ahora mismo es ganar medallas".

Activista reticente

A lo largo de su carrera, Petitclerc trató de concentrarse en lo que ocurría en la pista. Pero hubo momentos en los que sintió que no podía.

Cuando volvió a casa después de los Juegos Paralímpicos Atenas 2004, donde ganó cinco medallas de oro y estableció varios récords mundiales, Petitclerc fue nombrada ganadora del premio 'Atleta Canadiense del Año' junto con un olímpico. La atleta no quiso compartir el premio ya que en su opinión ella había tenido un mejor rendimiento y consideró que sus logros merecían ser reconocidos por sí solos.

"Me he entrenado tanto como los olímpicos. He trabajado igual de duro. Tengo la misma presión. Mi rendimiento debería tener el mismo valor", dice Petitclerc sobre la razón por la que hizo pública su opinión.

"Aunque no tuviera una misión, hubo momentos en los que sentí que no tenía más remedio que denunciar cualquier injusticia contra mí y contra los Juegos Paralímpicos. Nunca disfruté haciéndolo, pero era lo correcto".

Cuatro años más tarde, en los Juegos Paralímpicos de Beijing, Petitclerc volvió a ganar cinco medallas de oro y cuando retornó a casa la historia era diferente.

Aquella vez fue nombrada mejor atleta del año en Canadá, superando a los olímpicos y a los mejores atletas profesionales para el premio, algo que ella vio como un símbolo de lo lejos que habían llegado los Juegos Paralímpicos.

"El premio lo eligen periodistas deportivos de todo Canadá, así que es enorme estar en compañía de leyendas canadienses". 

Puede que no se diera cuenta en ese momento, pero esa capacidad de hablar sobre los temas que más le importaban la estaba preparando para su carrera después del deporte.

Convertirse en senadora

"Quería hacer algo que tuviera repercusión. Esa era mi prioridad y cuando recibí una llamada del Primer Ministro (canadiense) Justin Trudeau diciendo que quería nombrarme senadora de Canadá, fue un gran honor".

Ahora trata de ser una defensora de las personas con discapacidad y está orgullosa del trabajo que ha realizado, incluido ayudando a la aprobación de la legislación para un Canadá sin barreras. Aunque se calcula que hasta el 15 por ciento de los canadienses viven con una discapacidad, "no estamos tan bien representados en el Parlamento", dice Petitclerc.

"Siempre intento llevar los lentes de una persona con discapacidad para poder ser esa voz. Me aseguro de hablar y de que se nos tenga en cuenta".

POST COVID-19

Aunque muchos no pueden esperar a que el mundo vuelva a tener una cierta sensación de normalidad, Petitclerc espera que las cosas no vuelvan a ser exactamente como eran antes de la pandemia. Afirma que las personas con discapacidades se enfrentan a menudo a barreras laborales, problemas de accesibilidad y discriminación en la sociedad.

"Espero que esto sea un punto de inflexión en la historia de la humanidad. Que se convierta en una oportunidad para mejorar el medio ambiente y la inclusión".

Imagen
Chantal Petitclerc
Ⓒ Lieven Coudenys

Dice que, en lo que respecta al empleo, tal vez pueda haber más flexibilidad con las personas que trabajan desde casa, lo que muchas veces beneficia a las personas con discapacidad.

Petitclerc cree firmemente que no son las condiciones médicas las que frenan a las personas con discapacidad, sino las actitudes y estructuras de la sociedad.

"Eliminar esas barreras es crucial. Tenemos que asegurarnos de que miramos a los individuos sin barreras, sin ideas preconcebidas, sin prejuicios. Eso lo cambiará todo".

Rol de madre

Un ejemplo es cuando Petitclerc, a sus 40 años, tuvo su primer hijo, Elliott. "Mucha gente dijo: 'oh, no pensé que pudieras tener hijos'. Yo decía que no, que estaba ocupada ganando medallas".

Pero Petitclerc dice que la reacción de la gente hacia ella como madre fue mucho más profunda. "Me llegó que mucha gente sigue creyendo que las personas con discapacidad no pueden tener hijos".

La mayoría de las cosas se solucionan, dice, pero hay retos únicos, como cuando Elliott era un bebé y no podía ir a nadar con él solo.

"Me costó mucho trabajo porque estaba muy acostumbrada a ser 100 por ciento independiente". Petitclerc dice que ahora lucha como todo el mundo por ser madre en tiempos de COVID. Elliott tiene ahora 6 años.

"Elliott empezó a correr hacia sus amigos (para abrazarlos), y se detuvo, y me preguntó si le estaba permitido hacer eso. Me rompió el corazón".

Con tanta incertidumbre y miedo provocados por la pandemia, está valorando los pequeños momentos, una lección que le ayuda a la resiliencia.

"La magia, la felicidad, estos pequeños momentos no van a saltar a la vista. Creo que tenemos que dar un paso atrás y pensar qué podemos hacer esta noche que sea agradable, que sea amable para contrarrestar la negatividad de esta pandemia".

El mundo espera que los Juegos de Tokio de este verano puedan celebrarse y sean uno de esos momentos de alegría. 

Petitclerc también describió una de las cosas que observará de cerca en Tokio en una entrevista para "The Resiliency Project". La estrella estadounidense Tatyana McFadden está a siete medallas de oro Paralímpicas de batir el récord de Petitclerc de mujer más condecorada en atletismo.

"Llevo 10 años retirada, y sé que en mi cabeza en algún momento alguien batirá mi récord", dice Petitclerc.

"Creo que Tatyana puede hacerlo porque tiene mucho talento", dice Petitclerc, y añade: "Me alegraré, pero me molestará un poco, porque siempre es bonito tener ese récord, así que será un momento agridulce, seguro".