Font size bigger Font size smaller

El día que Michael Jordan perdió en baloncesto en silla de ruedas

Tras el lanzamiento del documental ‘The Last Dance’ reaparece la foto de un chico de 16 años con la leyenda del baloncesto 10 Jun 2020
Imagen
Boy in wheelchair holds basketball while Michael Jordan tries to block
Eric Barber tenía 16 años cuando enfrentó a Michael Jordan
ⒸGetty Images
By Ros Dumlao | For the IPC

Eric Barber escribió a un programa de televisión de los 80, compartiendo su sueño de disputar un uno contra uno contra Michael Jordan.

La trampa era que la estrella de los Chicago Bulls tendría que jugar en una silla de ruedas, como él.

Barber, de 16 años en ese momento, no hablaba en serio cuando presentó la carta a Sports Fantasy de la NBC, un programa que hace realidad los sueños deportivos de la gente.

Tampoco intuía que se convertiría en algo en serio.

La fantasía de Barber cobró vida, y el momento fue fotografiado. Treinta y tres años más tarde, esas imágenes resurgieron debido a la popularidad de "The Last Dance" de Netflix en abril. La serie de 10 partes documenta la búsqueda de Jordan y los Bulls de su sexto título de la NBA en ocho años.

Barber, quien desde entonces ha ganado dos medallas de bronce en cuatro Juegos Paralímpicos (2000, 2004, 2008, 2012), recordó vívidamente el día en que venció a Jordan, posiblemente el mejor jugador de baloncesto de la historia.

El resultado final fue de 20-14.

"Gané ese juego porque nunca antes había practicado en una silla de ruedas", recordó Barber. "Si le hubieras dado una silla de ruedas por adelantado, habría pasado toda esa semana en la silla y sus habilidades en la silla probablemente habrían sido mejores que las que tenía (ese día de julio)".

Nacido con escoliosis, Barber perdió el uso de sus piernas cuando tenía tres años. Creció en Chicago, regateando y lanzando un balón de baloncesto en las canchas de asfalto del parque. Su mentor Bob Trotter lo introdujo en el baloncesto en silla de ruedas a los 13 años mientras estaba en un centro de rehabilitación.

Tres años más tarde, en el verano de 1987, su carta a la NBC fue recogida y el programa de televisión organizó la oportunidad de que Barber se enfrentara a Jordan en un campamento de baloncesto en el Illinois Benedictine College a las afueras de Chicago.

The day Eric Barber beat Michael Jordan | Wheelchair Basketball | Paralympic Games

 

Jugarían un partido hasta 20 puntos. Barber se entrevistó con los medios de comunicación de antemano, más tarde lamentando algunos comentarios sobre su confianza en vencer a Jordan.

"Lo que aprendí fue que a veces es mejor ser humilde porque me preguntaron cuál sería el resultado del juego", explicó Barber. "Le dije: 'Mira, (Michael Jordan) nunca ha estado en una silla de ruedas antes. Es un novato. He estado haciendo esto durante al menos dos o tres años. Voy a la cancha todos los días. Mi juego es intenso. No va a saber cómo maniobrar en una silla".

Jordan se acercó a Barber por sus comentarios.

"Vino a mí y me dijo: '¿Qué es esto que has estado hablando? ¿Vas a salirte con la tuya y pensar que no tengo ninguna oportunidad?"

El partido comenzó, y como Barber predijo, Jordan jugó torpemente en la silla de ruedas. 

"Él estaba dando estos pequeños golpes cortos como lo hacen las personas sin discapacidad cuando están en una silla de ruedas. Sus giros eran bastante lentos", analizó.

Barber alcanzó una ventaja de 16-4.

Pero Jordan finalmente se adaptó, encontrando su punto dulce fuera del ángulo de 45 grados del aro y lanzando cinco tiros seguidos, a la memoria de Barber.

"Hubo una jugada en la que él tenía la pelota y estaba conduciendo y yo le corté, y entonces él como que puso la pelota delante de él. Pensé que era el momento de conseguir la pelota de Michael Jordan. Así que saqué mi mano y la golpeé tan fuerte como pude para sacársela. Pero la pelota no se movió en absoluto".

"Y él dice, 'OK, ¿quieres alcanzar? Porque estoy empezando a sentirlo'. 

"Hablan de su impulso competitivo", añadió Barber. "Fue definitivamente evidente para mí, incluso en 1987, a partir de su capacidad para aprender el deporte rápidamente, para entender lo que necesitaba hacer para tener éxito en el deporte", dijo Barber. "Por eso es el mejor jugador de baloncesto de la historia".

Ese pequeño partido en 1987 fue antes del primer título de campeonato de la NBA de Jordan en 1991. Barber vio de primera mano el impulso de Jordan para ganar seis en total, y fue importante para que el propio Barber llegara a cuatro Paralímpicos.

"Era básicamente Michael Jordan esta gran estrella en ascenso y tuve la oportunidad de cruzarme con él", recordó Barber. "Me ayudó personalmente y desde una perspectiva atlética también a enfrentarme a uno de los mejores atletas del mundo y ver su crecimiento a lo largo de ese día que pasamos juntos".

Barber, ahora de 40 años, cerró su carrera Paralímpica en Londres 2012 con el bronce; también consiguió una medalla en sus primeros Juegos en Sídney 2000. Actualmente juega al baloncesto en un club, es mentor de atletas jóvenes y trabaja en el departamento de recursos humanos en la Universidad de Wisconsin-Madison.

También vio la serie completa de "The Last Dance", que reavivó su nostalgia.

"Para mí esa fue la edad de oro del baloncesto, habiendo crecido en Chicago y siendo un fanático de los deportes", recordó Barber.

"Viéndole hacer algunas de las cosas que hizo desde el primer campeonato contra los Lakers hasta el último contra Utah, cautivó a todo Chicago y a la mayor parte del mundo, y yo no fui diferente".