Font size bigger Font size smaller

Entre selecciones y clubes, Beijer y Visser consiguen lo mejor de ambos mundos

Diferentes estilos significan diferentes aprendizajes para las estrellas del baloncesto en silla de ruedas 27 Jun 2020
Imagen
Woman shoots basketball while other woman tries to block
Mariska Beijer lanza por encima de Jitske Visser en partido de clubes
ⒸTeam zurNieden
By Ryan Wilson and the IPC

Mariska Beijer es tan fuerte que su compañera del seleccionado neerlandés y vieja amiga Jitske Visser la llama "una maldita bestia".

Pero Beijer tiene que manejar su nivel de 'bestialidad' cuando juega al baloncesto en silla de ruedas a nivel de clubes y de selecciones.

Eso es porque su papel cambia entre ambos.

En su club, el Hannover United de Alemania, Beijer es una de las jugadoras más pequeñas en comparación con sus compañeros hombres, ya que los equipos de clubes son mixtos. Pero en el equipo nacional, es una de las jugadoras más altas y largas que deben luchar por los rebotes y anotar los dobles de su equipo.

"Para ser una chica, soy grande", dijo Beijer. "Pero comparado con los hombres, soy bastante pequeña".

La mayoría de los miembros del equipo nacional de los Países Bajos están en las ligas profesionales. Como no hay una liga de élite de baloncesto femenino en silla de ruedas en Holanda o Alemania, se unen a las ligas mixtas.

La compañera de equipo de Beijer, Visser, juega en los RSB Thuringia Bulls.

La discapacidad de Visser es diferente a la de Beijer, por lo que se sienta más abajo en la silla de ruedas. Ha jugado con los Bulls durante tres años, y ha notado que su papel con ellos se ha vuelto muy similar al del equipo nacional: marcar y facilitar la ofensiva.

Con su tamaño, tiene que tener en cuenta a los hombres y su diferente complexión física. Si ellos se suben a su silla, ella tiene que prepararse para un mayor impacto.

 

"A veces lo hace, sí", dijo, riéndose sobre si su tamaño afecta a su juego en la temporada del club. "Yo digo: 'Oh, debería comer más sólo para pesar más'".

En la defensa, Visser ajustaría su posición de silla de forma diferente para detener a sus oponentes que si estuviera jugando en el equipo nacional.

Ambas atletas neerlandesas también tienen que recordar que los tipos de faltas en clubes es diferente a cuando juegan internacionalmente.

En cualquier caso, la alteración entre las dos ligas mejora sus habilidades.

Beijer ve la belleza de aprender de diferentes equipos. En su universidad en Whitewater, EE.UU., se unió al entrenamiento masculino además de su entrenamiento normal con el equipo universitario femenino.

Recuerda haber jugado contra los miembros del equipo nacional masculino de EE.UU. Dylan Fishbach, Jake Williams y Jeremy "Opie" Lade.

"Les di un espectáculo duro, pero me patearon el (trasero)", dijo Beijer. "Pero está bien, porque de otra manera no se aprende".

Tanto Visser como Beijer ayudaron a Holanda a conseguir el primer título del Campeonato Mundial 2018, convirtiéndolas en las favoritas para la medalla de oro en Tokio 2020. Es una oportunidad para que los Países Bajos también registren su primer oro Paralímpico, pero eso tendrá que esperar hasta 2021, con el aplazamiento de los Juegos debido al brote de COVID-19.

Ya sea en el club o en la selección nacional, Beijer afirma: "Lo más importante para mí es ganar el juego".

Campeonato Mundial 2018 en Hamburgo, Alemania