Vancouver 2010
Juegos Paralímpicos de Invierno
12 - 21 de marzo

Lauren Woolstencroft recuerda Vancouver 2010 en su décimo aniversario

Juegos atrajeron atención "sin precedentes" a la estrella Paralímpica de Canadá 12 Mar 2020
Imagen
Lauren Woolstencroft
Lauren Woolstencroft (CAN) compitiendo en Vancouver 2010
ⒸGetty Images
By Teddy Katz | For the IPC

Cuando Lauren Woolstencroft piensa en los Juegos Paralímpicos de Invierno Vancouver 2010 en su décimo aniversario, recuerda aquel momento mágico en que participó en su país, la primera vez que Canadá acogió este evento.

El ambiente, el apoyo de la comunidad y la forma en que Canadá acogió los Paralímpicos sacó lo mejor de Woolstencroft.  Dominó la competencia y se adueñó del podio para el deleite de los aficionados, ganando las pruebas de slalom gigante, slalom, super-G, descenso y super-combinado.

Sus cinco medallas de oro en un solo Juego es algo que ningún Paralímpico de invierno canadiense había logrado antes o desde entonces.

"Con seguridad me desempeñé más allá de mis expectativas", dice con cierta modestia. Pero la memoria duradera de Woolstencroft va mucho más allá de su éxito personal.

"Estábamos en las primeras páginas de los periódicos, lo que nunca me había sucedido en toda mi carrera, y en ese momento yo estaba 12 años en el equipo nacional. Esos fueron mis terceros Juegos Paralímpicos, así que ese tipo de atención no tenía precedentes para mí, pero también para cualquier otro Paralímpico (en Canadá)".

Con toda esta atención y con atletas como Woolstencroft siendo tratados de manera similar a los olímpicos, ella notó que algo había cambiado después de los juegos.

"Cuando caminaba por el supermercado, la gente me reconocía o cuando decía mi nombre la gente reconocía mi nombre".

Woolstencroft no sólo llamó la atención de la gente en Canadá. Había ganado tres medallas de oro Paralímpicas previamente y en Vancouver alcanzó las ocho. Se puso a sí misma en el radar de maneras que no podía ni siquiera imaginar.

Ocho años después de su retiro se encontró en una posición sin precedentes para un Paralímpico. En 2018, protagonizó un anuncio de televisión para Toyota llamado "Good Odds".

Lauren Woolstencroft disfrutando de un rato con su familia


El comercial se emitió en el Super Bowl en 2018 con una estimación de 100 millones de espectadores sólo en los Estados Unidos. El anuncio de 60 segundos destacó las probabilidades de ganar una medalla de oro Paralímpica que empiezan en casi un billón a uno.

Luego mostraron el camino de Woolstencroft para ganar ocho. Nació sin piernas debajo de la rodilla y sin brazo izquierdo debajo del hombro. Empezó a esquiar a los cuatro años y con la determinación y la obstinación de ser la mejor, aplastó esas probabilidades.

Woolstencroft recibió mensajes de gente de todo el mundo después de que el anuncio saliera al aire. "Fue una experiencia extraña estar en una pantalla con tantos ojos", dice y añade, "fue bastante sorprendente ver lo lejos que habían llegado los Juegos Paralímpicos y los Paralímpicos".

Ahora, a los 38 años, la ingeniera eléctrica está casada y tiene un hijo pequeño. Intenta permanecer cerca de los Juegos Paralímpicos. Ha participado como analista de televisión con la Corporación Canadiense de Radiodifusión en los últimos Juegos Paralímpicos.

Woolstencroft tenía previsto participar en muchas actividades en Vancouver para celebrar el décimo aniversario de Vancouver 2010 con muchos otros Paralímpicos y olímpicos. Dice que los Juegos dejaron un gran legado para los Juegos Paralímpicos.

Ella creció en Calgary y tenía seis años cuando esa ciudad fue sede de los Juegos Olímpicos 1988. Tuvieron algunos eventos de Para esquí como demostración, pero los Juegos Paralímpicos no se celebraban en las mismas ciudades que los Juegos Olímpicos como lo hacen ahora.

"Así que, yo, con seis años, sólo tuve la oportunidad de ver esos Juegos Olímpicos y aunque me encantaba, no había nadie como yo compitiendo allí. No me podía identificar necesariamente con esos atletas".

Por eso cree que los Juegos Paralímpicos de Vancouver cambiaron las cosas. Algunas de las actuales jóvenes estrellas del equipo de Canadá, incluyendo a Mac Marcoux y Mollie Jepsen, estaban en la escuela primaria en ese momento.

"Tuvieron la oportunidad de ver a alguien que era como ellos y ver que el camino hacia el éxito es obviamente muy importante en su desarrollo - nació toda una nueva generación".