Font size bigger Font size smaller

Maxime Valet disfruta de su familia

La pandemia de COVID-19 interrumpió un gran momento deportivo del esgrimista en silla de ruedas francés, quien igualmente aprovecha para disfrutar de más tiempo con su niña 03 May 2020
Imagen
Male French wheelchair fencer with his helmet off
Maxime Valet tiene grandes aspiraciones con miras a los Juegos Paralímpicos en París en 2024
ⒸAugusto Bizzi
By Sam Harris | For IWAS

Maxime Valet no está planeando su retiro en el corto plazo, con la mirada puesta en competir en los Juegos Paralímpicos París 2024 en su Francia natal.

El esgrimista en silla de ruedas de 32 años buscará continuar con sus impresionantes actuaciones como la prueba reina del deporte tras sus medallas de bronce en los Juegos Paralímpicos Río 2016 en las pruebas de florete individual y por equipos.

Ahora con el aplazamiento de Tokio 2020, Valet siente que tiene más tiempo para encontrar su ritmo.

"Fue un alivio porque el entrenamiento en casa es muy complicado, los Juegos se acercaban muy rápido y no podíamos estar listos para ser nuestra mejor versión para competir. También había una gran aprehensión a poder competir y a entrenar en buenas condiciones sanitarias".

Valet entiende el impacto que esto tendrá en los programas de entrenamiento de los atletas y es consciente de lo difícil de este momento.

"No sabemos todavía cuándo podremos volver a entrenar, perdimos mucho tiempo durante estos dos meses en casa. Habrá mucho trabajo físico para volver a un buen nivel y mucha esgrima para recuperar la velocidad y la precisión. El otro gran impacto será financiero para encontrar más fondos para entrenar un año más e ir a las competencias y campamentos de esgrima".

Sin embargo, a pesar de no poder practicar esgrima, tiene la oportunidad de hacer otro tipo de entrenamiento en casa.

Cuando se reanude el calendario, Valet espera continuar con su forma a partir de 2019, que le ha permitido mostrar una serie de actuaciones alentadoras en el circuito de la Copa del Mundo. Registró seis finales entre los cinco primeros en Sharjah, Emiratos Árabes Unidos; Pisa, Italia; Sao Paulo, Brasil; Varsovia, Polonia; y Ámsterdam, Países Bajos.

Mirando hacia atrás en el año anterior, Valet dijo: "2019 fue una buena temporada para mí, con varios podios y buenos puntos para la calificación de Tokio 2020. Sin embargo, estaba un poco decepcionado por mis resultados en el Campeonato Mundial de Corea, pero es una buena señal para volver a entrenar más duro! "

En la mayoría de las competiciones sólo compitió en el florete individual pero mostró su versatilidad con un sexto puesto en el sable en Sao Paulo. Además, fue parte del equipo de florete en Pisa, Varsovia y Ámsterdam.

Todo esto es un buen augurio para el francés que tiene un objetivo especial, un sueño de toda una vida que aún persigue: participar de los Juegos Paralímpicos en casa en 2024.

"Espero que Tokio no sean mis últimos Juegos Paralímpicos, ya que Francia será una gran experiencia para competir en nuestro país delante de nuestra familia y amigos!"

Valet compitió por primera vez en Eger, Hungría, en 2011. Terminó primero en el florete y ha registrado múltiples finales entre los 10 primeros desde entonces, incluyendo más recientemente dos medallas de bronce en las Copas del Mundo de Ámsterdam y Eger a finales de 2019 y principios de 2020. También es medallista mundial y regional.

Valet comenzó originalmente en la esgrima antes de su accidente, cuando se cayó en un agujero en una obra de construcción. Eso no disminuyó su amor por el deporte. "Volví a la esgrima muy rápido, tal vez demasiado pronto para el médico, pero estaba muy impaciente por volver a entrenar con mis amigos."

No es de extrañar que la esgrima en silla de ruedas haya causado una gran impresión en el francés: "La esgrima me ayudó a darme cuenta de que podría continuar la vida que tenía antes en el mismo club, con los mismos oponentes y el mismo entrenador. Era muy importante para mí".

A pesar de su amor por el deporte, Valet celebra las distracciones en casa durante el encierro.

"También trato de mantenerme en contacto con mi familia, leo y cocino, pero sobre todo paso mucho tiempo con mi niña de 5 meses. Este es el lado bueno de estar en casa todo el día".