Beijing 2022
Paralympic Winter Games
04 - 13 March

Para snowboarders iraníes desean hacer más historia en Beijing 2022

“Nunca me rendiré. Mi objetivo en el futuro es inspirar a las personas que quieren hacer grandes cosas con sus discapacidades” 10 Mar 2021
Imagen
Puriya Khaliltash competing at PyeongChang 2018
Puriya Khaliltash compitió en border cross y banked slalom en la categoría masculina SB-UL en PyeongChang 2018
ⒸOIS Photos
By Lena Smirnova | For the IPC

El invierno es una temporada muy intensa para Puriya Khaliltash.

El Para snowboarder de la República Islámica de Irán no solo se entrena a diario para clasificar a sus segundos Juegos Paralímpicos mientras trabaja a tiempo completo como instructor de snowboard, sino que también ayuda a diseñar los circuitos en los que se entrena.

La historia de Khaliltash es solo un ejemplo del espíritu perseverante que comparten tres entusiastas del deporte que están decididos a hacer que la segunda participación de Irán en las pruebas de Para snowboard en los Juegos Paralímpicos de Invierno Beijing 2022 sea aún más memorable que la primera.

PARA LA HISTORIA

Khaliltash, y sus compañeros iraníes Hossein Solghani y Sedigheh Rouzbeh, hicieron historia en los Juegos Paralímpicos de Invierno PyeongChang 2018, donde se convirtieron en los primeros atletas en representar a su país en Para snowboard.

Irán hizo su debut en los Juegos Paralímpicos de Invierno Nagano 1998, pero el único atleta que representó al país, al igual que en las cuatro ediciones siguientes de los Juegos, fue el esquiador Para alpino Sadegh Kalhor.

Por el contrario, la delegación iraní en PyeongChang 2018 estaba compuesta por tres Para snowboarders y dos Para esquiadores de fondo, Aboulfazl Khatibi Mianaei en la clase masculina de pie y Elaheh Gholi Fallah, con la guía Farzaneh Rezasoltani, en la categoría femenina con discapacidad visual. 

En cuanto al Para Snowboard, Khaliltash compitió en border cross y banked slalom en la categoría masculina SB-UL. Solghani compitió en ambas disciplinas en la categoría masculina SB-LL2, mientras que Rouzbeh lo hizo en la clase femenina SB-LL2 de banked slalom.

El camino hacia los Juegos no fue fácil para los tres riders, ya que fueron de los primeros en iniciarse en el Para snowboard en su país y recibieron poco apoyo estatal para desarrollar sus habilidades.

“Fue la decisión más difícil cuando quise empezar a practicar el snowboard”, dijo Rouzbeh, que empezó a practicar este deporte en 2016. “Tuve que superar mis miedos y ser más fuerte cada día. Aunque las dificultades eran cada vez mayores, me enamoré aún más del snowboard”.

Imagen
Sedigheh Rouzbeh competing at PyeongChang 2018
Sedigheh Rouzbeh became first woman to represent Iran in Para snowboard at a Winter Paralympics Ⓒ OIS Photos

Khaliltash hizo la transición al snowboard desde el skateboard después de su accidente. Junto con sus hobbies de wakeboard y surf, el skate lo ayudó a ganar confianza en la nieve.

“Empecé a practicar el snowboard de forma competitiva hace cinco años, y antes andaba en skate”, explica. “Después de perder la mano en el accidente, me di cuenta de que podía competir en eventos Paralímpicos. Al pasar del skateboard al snowboard, no tuve ningún problema”.

Aunque los snowboarders iraníes no estuvieron cerca de competir por las medallas en PyeongChang 2018, su participación en los Juegos Paralímpicos dejó una huella memorable.

Rouzbeh, en particular, fue aplaudida por su valiente actuación en la carrera de banked slalom. La abanderada iraní se lesionó las rodillas dos días antes de viajar a la República de Corea. El día de la carrera, recorrió el circuito del Jeongseon Alpine Centre con evidentes dolores, y en la primera manga quedó a casi cinco minutos de su rival más cercana.

A pesar de ello, Rouzbeh no se rindió. Mejoró su segunda pasada en tres minutos y terminó la carrera entre los aplausos de los espectadores y de sus compañeras.

“Después de todos los esfuerzos, mis rodillas se lesionaron justo antes de los Juegos Paralímpicos y apenas pude terminar la carrera”, dijo Rouzbeh. “Fue una mala situación para mí, pero quería ir a Corea. Cuando crucé la línea de meta, me sentí muy feliz. No puedo describir este momento”.

RUMBO A BEIJING

Irán dio un impulso al desarrollo de los Para deportes de nieve de cara a PyeongChang 2018. En 2015 se llevó a cabo un programa de identificación de talentos, y en 2017, el centro de esquí Dizin acogió por primera vez eventos de World Para Alpine Skiing y de World Para Snowboard. Dizin sigue organizando este tipo de competencias con regularidad hasta el día de hoy.

A pesar del creciente interés por los Para deportes de nieve en Irán, la formación en Para snowboard sigue siendo un desafío para los atletas Paralímpicos del país.

Con poco apoyo estatal y sin una estructura formal de equipo, Khaliltash, Solghani y Rouzbeh tienen que entrenar de forma independiente en busca de la clasificación a Beijing 2022.

Para Khaliltash, cuyo principal objetivo en los próximos Juegos será el snowboard cross, esto significa tener que construir sus propios circuitos para poder mejorar en esta disciplina. Explica lo que necesita a sus amigos del snowboard, y luego tratan de plasmarlo en la nieve.

“Tengo que hacer el diseño, nadie más lo hace, así que tengo que hacerlo yo solo”, dice Khaliltash. “Me entreno casi todos los días en invierno, sobre todo en el centro de esquí Dizin. Ahora construimos un kicker porque no tenemos la oportunidad de saltar en otra cosa”.

Khaliltash está decidido a evitar la situación a la que se enfrentó en PyeongChang, donde la falta de entrenamiento en pistas adecuadas le impidió mostrar todo su potencial. En los Juegos Paralímpicos 2018 terminó en el puesto 20 en snowboard cross y en el 21 en banked slalom.

“No supe representar a Irán porque no construyeron la pista de cross para mí”, dijo Khaliltash. “Estoy planeando diseñar un [circuito] de cross para poder entrenar y tener una mejor oportunidad en los Juegos Paralímpicos”.

Las oportunidades de entrenar en circuitos fuera de Irán también son limitadas para Khaliltash. Él y Solghani viajan sobre todo a competencias cercanas, como las carreras de la Copa de Asia y de la Copa del Mundo que se celebran tradicionalmente en Dubai al principio de la temporada, pero no participan en los grandes eventos europeos.

Mientras tanto, Rouzbeh se enfrenta al desafío de tener que compaginar su entrenamiento con la crianza de sus dos hijos.

“Me entreno todos los días para Beijng, dos días con un entrenador y los otros días sola”, explica. “Trabajo duro porque tengo dos hijos y soy madre, y además soy atleta. Equilibrar mi vida y el deporte es difícil, pero quiero a los dos y me encantan los desafíos.

“Nunca me rendiré”, añadió Rouzbeh. “Mi objetivo en el futuro es inspirar a las personas que quieren hacer grandes cosas con sus discapacidades”.

Los tres snowboarders comparten esta determinación de perseverar contra viento y marea. A un año para Beijing 2022, están centrados en clasificarse para los Juegos y esperan que su participación atraiga más atención hacia este deporte en su país.

“Espero que cada vez más jóvenes se involucren en el deporte y que el país nos apoye con lo que necesitamos”, afirma Khaliltash. “Espero que diseñen un circuito de snowboard cross, para que podamos entrenar, y tal vez incluso hacerlo antes de Beijing”.