Beijing 2022
Paralympic Winter Games
04 - 13 March

Montaggioni supera días “negros” y reanuda búsqueda de esquiva medalla Paralímpica

Campeón francés de Para snowboard confía en su cerebro para triunfar en Beijing 2022 10 Mar 2021
Imagen
male Para snowboarder Maxime Montaggioni
Maxime Montaggioni en acción
ⒸLuc Percival
By Lena Smirnova | For the IPC

Por muy decepcionante que sea para un atleta acabar por debajo de su objetivo, es aún más decepcionante no tener la oportunidad de competir.

El Para snowboarder Maxime Montaggioni lo sabe muy bien.

El tres veces campeón del mundo y cuatro veces ganador del Globo de Cristal en la categoría masculina SB-UL estaba en plena forma cuando una lesión lo dejó fuera de los Juegos Paralímpicos de Invierno PyeongChang 2018 unos días antes de la primera carrera.

Ahora, el rider francés tiene la vista puesta en los Juegos Paralímpicos Beijing 2022, donde espera ganar la única medalla de oro que aún le falta en su impresionante colección.

TURISTA Y PACIENTE

Recordando su corta estadía en PyeongChang, Montaggioni la resume en broma como “un poco de turismo y una visita al hospital”. Esta lista de actividades también habría incluido las carreras de banked slalom y snowboard cross si no fuera por su accidente en el primer día de entrenamiento oficial.

La caída agravó una lesión de rodilla que Montaggioni había sufrido dos semanas antes cuando se pasó de un salto en una carrera de boardercross para personas sin discapacidad en Andorra.

Cuando volvió a caerse en PyeongChang, se acabaron sus primeros Juegos Paralímpicos.

“Para el entrenamiento decidimos poner una protección baja [para la rodilla], algo que me ayudara, pero nada muy pesado. Entrené una vez en el circuito y fue muy bueno. Y en el segundo entrenamiento la rodilla se rompió”, dijo Montaggioni. “Fue una montaña rusa emocional: te sientes bien y después te sientes muy mal”.

Montaggioni regresó a su casa en Niza tres días después de la Ceremonia de Apertura y trató de seguir las carreras Paralímpicas con ocho husos horarios de diferencia.

“Quería apoyar a mi equipo, pero me dijeron: “No, tienes que irte a casa” porque no querían que mi mal humor pudiera afectar a los demás atletas, pero para mí fue muy duro porque cuando volví a casa, me sentí muy solo”, dijo Montaggioni. “Después de la fiesta de los Juegos y de toda la gente que se ocupa de ti todo el tiempo, vuelves a casa y estás solo”.

Tras su malogrado debut Paralímpico, Montaggioni sufrió una depresión. La lesión no solo le impidió competir en los Juegos, sino que lo marginó durante casi un año.

Lo que finalmente ayudó a Montaggioni a recuperar su antiguo impulso fue el regreso a la escuela de negocios, tres meses después de operarse de la rodilla en abril.

“Durante los tres primeros meses después de la operación fue muy complicado para mí porque no tenía ningún objetivo. Estaba muy negativo en mi mente”, dijo Montaggioni. “Empecé a creer de nuevo en mí cuando retomé mi educación... Me ayudó mucho a tener confianza y a proyectar nuevos objetivos”.

Tanto es así que, cuando Montaggioni volvió al circuito de la Copa del Mundo en febrero de 2019, era una versión aún más fuerte y decidida de sí mismo.

Ganó dos medallas de oro en su primera competencia de snowboard cross en febrero, y luego conquistó cada carrera en la que participó en la temporada 2018-19 con una sola excepción.

Su regreso culminó en el Campeonato Mundial de Para Snowboard 2019 en Pyha, Finlandia, donde Montaggioni defendió su oro en banked slalom y ganó el snowboard cross por un estrecho margen ante el australiano Simon Patmore, campeón Paralímpico de la disciplina.

“Para mí fue una verdadera revancha de la vida”, dijo Montaggioni sobre sus victorias. “Al principio no sabía cuál era mi nivel después de mi lesión. Era una situación muy complicada, pero estas medallas me hicieron sentir muy seguro”.

Este impulso ganador también se trasladó a la temporada 2019-20, en la que Montaggioni terminó con los Globos de Cristal de la general y del banked slalom.

UNA MENTE HERMOSA

Tras la lesión, el rider francés atribuye su éxito a su nueva mentalidad deportiva. Si bien antes solía ser agresivo en la pista, Montaggioni ha tenido que aprender a recurrir menos a la fuerza física y más a la mental.

“Ha sido un buen desafío y ahora estoy mejor que antes de la operación”, dijo. “Antes estaba muy ansioso y en cada salida solo pensaba en bajar lo más rápido posible, pero ahora estoy más maduro: “Ok, no es un problema si no sales primero y si no eres el primero en la primera curva. Relájate y analiza el circuito y a tu rival”. Hacemos un deporte que provoca muchos errores, así que es muy importante estar centrado en el entorno y no solo en mí”.

Montaggioni también recurrió a sus recursos mentales para hacer frente al aislamiento que muchos sintieron durante la pandemia de COVID.

Desde marzo, Francia ha tenido dos estrictos confinamientos, así como continuas restricciones en los lugares públicos. Como atleta profesional, Montaggioni puede entrenar en un gimnasio y utilizar las telesillas de los centros de esquí incluso cuando el turismo en estos lugares está prohibido, un acceso privilegiado que a menudo parece increíble.

“Estoy solo en la pista, así que es como si el tiempo se hubiera detenido y estuviera solo en cualquier lugar al que vaya. Intento trabajar mi estado psicológico con un entrenador mental, para tratar de mantener la motivación, pero es muy difícil”, dijo Montaggioni. “Necesito competir con otras personas. Es muy difícil entrenar solo”.

Como siempre, la principal motivación de Montaggioni es el esquivo oro Paralímpico. Y de cara a Beijing 2022, se prepara para una verdadera lucha.

Mientras que Simon Patmore y el austríaco Patrick Mayrhofer, sus principales rivales de 2018, se han retirado, otros corredores están en alza. Entre ellos, el británico James Barnes-Miller, que fue segundo en la clasificación general la temporada pasada, y el italiano Jacopo Luchini, que estuvo a punto de conseguir el título general antes de que las restricciones de COVID lo dejaran fuera de las últimas carreras.

También hay que estar atentos a los corredores chinos, que han mostrado un notable progreso en las últimas temporadas y están decididos a triunfar en sus Juegos de casa.

“Ya vimos la temporada pasada que los chinos son muy buenos, mejoran mucho. No sé cómo lo hicieron, pero en dos años aumentaron mucho su técnica, así que para mí también es una nación que debo tener en cuenta”, dijo Montaggioni. “Será una buena prueba”.