Phil Eaglesham comparte su lucha por la salud mental

"Si puedes ayudar a una persona, entonces eso es lo que hace la diferencia" 22 Apr 2020
Imagen
Phil Eaglesham
Irlandés Phil Eaglesham en acción
ⒸNarelle Spangher/Sydney 2019 LOC
By By Ryan Wilson | For the IPC

Phil Eaglesham, atleta irlandés de tiro Para deportivo, se ha quitado la máscara. En otras palabras, se ha afeitado la barba.

La barba había sido su look característico. Pero en el Campeonato Mundial en Sídney, Australia, en octubre pasado, el irlandés entró en el campo de tiro afeitado, abriendo un nuevo capítulo antes de los Juegos Paralímpicos Tokio 2020, más tarde fueron pospuestos para el próximo año debido a la pandemia COVID-19.

Eaglesham sorprendió a muchos no sólo con su nuevo aspecto, sino también con su primera gran medalla de bronce en R9 (mixto 50m rifle tendido SH2). Su esposa Julie, quien estuvo con él en su primer Mundial en 2018, donde no logró pasar de las eliminatorias, estaba pletórica de felicidad en las gradas.

Su vida había dado un nuevo giro desde que viviera aquella dura experiencia en Afganistán.

Lucha por la salud mental

Habían pasado cuatro años desde que Eaglesham contrajo la fiebre Q - una enfermedad caracterizada por la fatiga crónica, migrañas, dolor y problemas respiratorios - mientras servía en Afganistán como marine.

La salud física y mental de Eaglesham empeoró. Perdió una gran cantidad de habilidades físicas y empezó a utilizar una silla eléctrica. Las personas lo comenzaron a tratar de manera diferente; y una vez tuvo que sentarse en su casa durante seis meses después de que su esposa se lesionara tratando de trasladarlo.

"Me miraba en el espejo y no veía a una persona físicamente fuerte", dijo el exmarine. "Veía a alguien que no reconocía".

Eaglesham sostuvo que la gente especuló que podría estar luchado mentalmente luego de servir en una guerra. Sin embargo, él dijo que estaba relacionado con la pérdida de sus propias habilidades y que debía soportar una presión extra debido al estereotipo de que los hombres no deberían tener problemas de salud mental.

Es por ello que decidió esconderse, y se dejó crecer la barba como un "disfraz".

La barba enmascararía sus luchas por la salud mental, de manera similar a como la gente usa sombreros o gafas de sol, o simplemente evitando la verdad, según señaló.

Resurgimiento a través del deporte

Eaglesham comenzó a practicar tiro Para deportivo en 2012 en un Warrior Trials en Estados Unidos. Los Warriors Trials fueron diseñadas para servir como un evento deportivo competitivo para veteranos heridos.

Eaglesham dudaba de probar el deporte; su mente le decía que no tenía la fuerza. Pero tiro Para deportivo se estaba adaptando de una manera que le funcionaba.

"Eso me hizo pensar, 'Bueno, hay algo aquí'", pensó más tarde.

Le gustaba que el deporte no lo agotara como otros. También disfrutaba de la comunidad. Eaglesham regresó a los Warriors Trials los dos años siguientes, y comenzó a tomar el deporte más seriamente en 2015.

Aún así, la barba siguió creciendo. A nadie se le permitía tocar la "máscara", y tenía miedo de tener que afeitarse por completo si alguien se equivocaba al recortarla. Sólo a su esposa le permitió hacerlo.

Ese mismo año se sometió a un tratamiento de salud mental. El irlandés se reunió con psicólogos, y a medida que su salud mental mejoraba, también lo hacían sus resultados en tiro.

"Para mí necesitaba eso, porque nunca pude entender la salud mental y cómo no puedes ver cuando algo está mal", comentó.

Concientizando

Dos años después de ese difícil período, Eaglesham estaba listo para los Juegos Paralímpicos Río 2016. Quería probarse a sí mismo y a sus hijos que siempre hay una salida a las situaciones difíciles.

No llegó al podio, pero clasificar a los Juegos Paralímpicos fue el primer paso. Enmarcó una foto de sus hijos besándolo tomada después de los Juegos.

"Pude ver lo orgullosos que estaban", dijo Eaglesham. "Eso para mí fue parte del punto de inflexión...Eso fue algo que me impulsó a seguir adelante".

Inició el hashtag #PhilsBeard como una plataforma para empezar una conversación sobre salud mental. Quiere que la gente se sienta cómoda compartiendo sus luchas, y está muy abierto a hacer lo mismo.

Tres años después de Río 2016, se lució con un nuevo look, ganó su primera medalla mundial y espera que su historia inspire a otros que están pasando por luchas similares.

"Si puedes ayudar a una persona, entonces eso es lo que marca la diferencia", dijo Eaglesham.