Font size bigger Font size smaller

"El fútbol se puede sentir aunque no veas", dice Adolfo Acosta

Jugador español de fútbol para ciegos desea obtener tercera medalla Paralímpica 10 Jun 2020
Imagen
Adolfo Acosta Rodriguez of Spain goes up against three Argentina defenders at the London 2012 Paralympic Games
Adolfo Acosta fue el capitán del equipo español que venció a Argentina para conseguir el bronce Paralímpico en Londres 2012
Ⓒwww.photo-hartmann.de
By Santiago Menichelli

Una sensación única de libertad cada vez que Adolfo Acosta pisa el campo, es lo que mantiene al futbolista ciego español hambriento de más éxito.

A los 38 años, cuando muchos atletas ya están planeando su vida después del retiro, Acosta sólo sueña con una cosa: subir al podio Paralímpico una vez más en Tokio 2020.

“Fuera de la cancha no te sientes con esa libertad, a veces debes usar el bastón o necesitas ayuda. Dentro de la cancha puedes correr para donde quieras”, sostiene.

“Lo mío era una enfermedad degenerativa, por eso yo me iba haciendo a la idea de ser ciego. Conviví con gente que tenía los mismos problemas que yo, no fue algo que llevara mal. Quedarte ciego es una desdicha, pero no me vine abajo o pensé que se acababa mi vida. Siempre tengo la actitud de seguir hacia adelante. Siempre hay que buscar soluciones para todo”.

Acosta ha sido un jugador clave en la selección española durante 18 años, obteniendo varios premios y medallas, siendo los dos bronces Paralímpicos en Atenas 2004 y Londres 2012 los más importantes de su carrera. También tiene dos medallas de plata en Campeonatos Mundiales y seis títulos europeos.

Acosta ha capitaneado el equipo desde 2012, pero nunca sintió que necesitaba gritar o hacer declaraciones controvertidas para demostrar su valor como líder.

“Me siento bien siendo el capitán, pero es por mi carácter tranquilo y conciliador. No es porque sea de arengar al grupo o esas cosas”.

Sintiendo fútbol

“El fútbol se puede sentir aunque no veas”, asegura Acosta.

“Creo que la sensación de jugar al fútbol es muy parecida (en comparación con la disciplina convencional). La diferencia es que hay una parte del juego en la que estás en contacto con el balón, y en las que no lo estás debes interpretar o entender tú lo que crees que está pasando. Ahí está el conocimiento de tus compañeros y del juego. Requiere un poco de imaginación cuando no estás involucrado en la jugada”. 

Imagen
Spanish blind football team
Ⓒ Madrid 2018

“La atención y concentración que se requiere en el campo o en el banquillo es máxima si quieres enterarte de lo que ocurre en el partido. El cerebro canaliza lo que no usas con la vista a través del tacto o el oído”.

A diferencia de lo que mucha gente cree sobre las personas ciegas, aclara que “no tenemos un oído privilegiado. No escuchemos mejor sino que interpretamos mejor lo que recibimos”.

“Hacemos ejercicios con varios estímulos para concentrarnos en lo que tenemos que concentrarnos. Ponemos música más alto de lo habitual para recibir todos los estímulos en la conducción o tacto del balón. No es algo habitual pero de vez en cuando lo hacemos”.

Foco en Tokio

No llegar al podio en casa en el Campeonato Mundial 2018 fue difícil de digerir. “Estuvimos fastidiados un tiempo, pero el deporte te da revanchas y ya el año pasado ganamos el Campeonato Europeo, así que todo eso está olvidado”, manifestó.

El español tiene dos medallas Paralímpicas colgadas en la pared de su casa, y espera añadir una tercera el año próximo.

“Uno siempre entrena y trabaja para el máximo. Nos ponemos objetivos cercanos y ahí vamos. Los rivales son fuertes y duros, pero nunca podemos cerrarnos las puertas de nada. Siempre tenemos que luchar y un partido es un partido”.

“Tenemos que buscar los defectos que ellos puedan tener y aprovechar nuestras virtudes. Nosotros somos un equipo. No tenemos ninguna individualidad que destaque por encima de los demás y en eso basamos nuestro juego”.