Font size bigger Font size smaller

Erica Gavel: "Serán los mejores Juegos de todos los tiempos"

Atleta canadiense hace malabares entre su carrera de alto rendimiento en el baloncesto en silla de ruedas, sus estudios y su deseo de recuperar la corona en Tokio 2020 06 Sep 2020
Imagen
Erica Gavel 2
Canadá vence a Brasil en las semifinales del baloncesto en silla de ruedas femenino en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019
Ⓒ Dave Holland/Canadian Paralympic Committee
By Tokyo 2020

Canadá reinó entre 1992 y 2000, conquistando tres medallas de oro Paralímpicas consecutivos en baloncesto en silla de ruedas, al mismo tiempo que dominaba el Campeonato Mundial, adueñándose de cuatro medallas al hilo entre 1994 y 2006.

Más allá de esa racha ganadora, Atenas 2004 fue la última vez en la que Canadá consiguió una medalla en los Juegos Paralímpicos, a pesar de que estuvieron cerca de subirse al podio en Río 2016 con un quinto puesto.

De todas maneras, de acuerdo a Erica Gavel, quien integra el equipo desde 2014, el equipo canadiense está en la mejor forma para capturar nuevamente su antigua gloria Paralímpica.

"Creo que tenemos el potencial para alcanzar el podio", dijo una confiada Gavel.

"Si realmente podemos entrenar y prepararnos, y si nos enfocamos en el proceso y no nos preocupamos en el desenlace - todos creen genuinamente que deberíamos ganar".

Y realmente pueden cumplir. En 2014, se coronaron campeones mundiales de nuevo, ocho años después de haber perdido el título. También han derrotado a sus rivales de Estados Unidos en el partido por la medalla de oro en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019 y se aseguraron el lugar en Tokio 2020.

"Lo que pasa con la selección nacional es que siempre hay fluctuaciones".

"Creo que a principios de los 90 y de los 2000, había un grupo sólido de personas que jugaban juntas durante mucho tiempo y trabajaron muy bien juntas durante mucho tiempo y esos atletas empezaron a retirarse. [Ahora] creo que tenemos otra ola de atletas que tienen más o menos la misma edad que jugaremos juntas durante unos años. Es parte de ese proceso".

Y eso para Gavel significa que el equipo ha cerrado el círculo.

"Definitivamente vamos a ganar una medalla. El verano pasado jugamos contra muchos de los mejores equipos y vencimos a todos excepto a China".

Y con esta nueva base, Gavel cree que Tokio 2020 será todo suya.

 

El baloncesto como constante

Apasionada por el baloncesto desde chica, Gavel siempre se había imaginado jugando para el equipo de Canadá.

Tanto es así que se inscribió en la Universidad de Saskatchewan con el objetivo de competir con la selección nacional para deportistas convencionales. En ese momento, la entrenadora de baloncesto de la universidad, Lisa Thomaidis, ya era la entrenadora principal del equipo olímpico de baloncesto femenino.

Pero poco sabía Gavel que su verdadero destino estaba en los Para deportes. Después de una serie de lesiones de rodilla que terminaron con su carrera de baloncesto, su entrenador le recomendó que probara el baloncesto en silla de ruedas.

"Empecé a entrenar al día siguiente con el objetivo de formar el equipo para los Juegos Paralímpicos. Y luego entré en el equipo".

A través del deporte, Gavel obtuvo su segundo oportunidad como atleta y finalmente cumplió su sueño de representar a su país.

Se perdió el Campeonato Mundial 2014 por una mano rota, pero pudo hacer su aparición en Río 2016, sus primeros Juegos Paralímpicos.

"Siempre quise jugar para el equipo de Canadá, sin importar el deporte que fuera. Así que para mí, formar parte del equipo Paralímpico y representar a Canadá es lo más asombroso del mundo. Cuando llegué al equipo [en 2014], lloré durante tres horas".

"Fue sin duda la cosa más asombrosa de toda mi vida. Y fue uno de esos momentos en los que, por muy duro que hayan sido todos esos años con mis lesiones de rodilla, todo eso valió la pena, sólo por ese singular momento".

Erica Gavel después de completar su maestría

 

Atleta de alto rendimiento y estudiante de doctorado

Cuando Gavel se lesionó la rodilla en 2012, llegó a un punto bajo en su vida y sufrió un cuadro depresivo.

Para desviar su atención de la realidad de su lesión, Gavel recurrió a otra pasión: la educación.

"Creo que después de mi lesión de rodilla fue una gran llamada de atención para mí. Estaba tan perdida. No tenía nada más que me interesara aparte del baloncesto".

"El semestre en que mi carrera terminó con una lesión, fue el mismo en que tomé mis cursos de fisiología del ejercicio. ¡Me enamoré de la fisiología, estudiando y aprendiendo!"

Durante los Juegos Parapanamericanos 2019, terminó su tesis de maestría en ciencia del ejercicio - en medio del pandemonio de tratar de sellar la calificación para los Juegos.

Su investigación de maestría abordó la conexión entre el mentol y cómo los atletas se desempeñan cuando se exponen a condiciones de alta temperatura - algo que puede ser útil para los atletas el próximo año cuando lleguen a los Juegos en medio del verano.

"Se ha demostrado que el mentol mejora el rendimiento tanto en hombres como en mujeres. Lo que hace el mecanismo detrás de él es que se supone que cambia la percepción térmica", explicó.

"En realidad enciende los centros de recompensa en el cerebro y aumenta la producción motora. En nuestro estudio se ha demostrado que mejora el rendimiento durante un ejercicio de resistencia en términos de ejercicio a corto plazo o de alta intensidad".

La investigación le valió a Gavel el premio al 'Investigador Own the Podium Dr. Gordon Sleivert Young', otorgado a los estudiantes comprometidos con las ciencias del rendimiento, la investigación y la innovación.

Ahora, Gavel está trabajando para obtener un doctorado en fisiología ambiental y rendimiento Paralímpico en la Universidad Tecnológica de Ontario.

"Con toda honestidad, antes de mi lesión de rodilla, no me importaba mucho la escuela y me iba muy mal, así que es muy gracioso que esté haciendo mi doctorado ahora. Mucha gente en casa no puede creerlo", se rió.

 

 

Un equipo unido para 2020

No todo el mundo puede hacer malabarismos entre un deporte tan exigente como el baloncesto en silla de ruedas con los estudios de doctorado, pero para Gavel es un acto de equilibrio a través del trabajo duro y la disciplina.

Como atleta de alto rendimiento, Gavel dijo que tuvo que hacer muchos ajustes y tomar elecciones para llegar a donde está.

"Creo que ser deportista de alto rendimiento no es un estilo de vida que la mayoría de la gente entienda. No quiero decir que sea difícil, diría que las expectativas son siempre muy altas y cada decisión que tomas influye en tu rendimiento".

"Muchos de nosotros tenemos que alejarnos de nuestras familias porque tenemos centros de formación en Canadá. Realmente recoges todas tus cosas y dejas a todos tus amigos y a tu familia en vacaciones, y la competición puede ser corta pero te pierdes muchas vacaciones".

Con un año para prepararse para Tokio, Gavel y sus compañeras se están adaptando a las restricciones de entrenamiento en Canadá, pero están haciendo todo lo posible para mantener un espíritu de equipo optimista.

"Supongo que lo positivo para nosotros es que es la primera vez que interactuamos tanto entre nosotros sin que sea en una práctica. Así que creo que este verano fue realmente positivo, ya que creo que nos conocimos desde una perspectiva diferente".

Aunque pueden entrenar en las instalaciones de forma individual, para el 1° de octubre el equipo podría empezar a entrenar en pequeños grupos.

"El plan es pasar a grupos de entrenamiento muy pequeños pero será un cambio muy gradual por lo contagioso que es (COVID-19)".

Puede que todavía tenga que esperar un año, pero Gavel está muy emocionada de volver a la escena Paralímpica, y esta vez en Tokio.

"Sólo he estado en Río y no he estado en otros Juegos, pero realmente siento que va a ser el mejor Juego de la historia. Estoy muy emocionada. Amo a Japón".

"Lo que encuentro tan genial de los Juegos multideportivos es que no se me ocurre ningún otro evento en el mundo en el que se reúna todo el mundo. El mundo entero está obsesionado con él por algo positivo".

Erica Gavel, de Canadá, se prepara para tomar la pelota durante un partido de baloncesto en silla de ruedas frente a Colombia en los Juegos Parapanamericanos