Font size bigger Font size smaller

Michel Muñoz Malagón: "Por qué ser normal, si puedes ser extraordinario"

Motivado atleta mexicano espera hacer su debut en remo en los Juegos Paralímpicos del año próximo 31 Aug 2020
Imagen
Michel Munoz
El mexicano Michel Muñoz Malagón se está preparando para competir en remo en Tokio 2020
ⒸTokyo 2020
By IPC

Como muchos otros Para atletas, la historia de Michel Muñoz Malagón se destaca por haber superado adversidades.

El atleta mexicano, quien actualmente se está preparando para competir en remo en Tokio 2020, nació con una malformación congénita que le impidió desarrollar sus piernas. Durante la mayor parte de su vida, utilizó su patineta para moverse de forma independiente. Pero eso no le ha impedido probar varios deportes, desde fútbol hasta pesas, y participó de maratones y de carreras de obstáculos.

Nacido en una humilde familia de Naucalpan, México, Muñoz Malagón creció limitado financieramente. Su niñez y su adolescencia no fueron fáciles. Pero el deporte lo ayudó a crecer y mantener su entusiasmo.

Empezó a jugar al fútbol y a levantar pesas en el gimnasio, y terminó siendo el primer atleta latinoamericano sin extremidades inferiores en competir en el Spartan Race y en Ironman.

"Creo que tenemos que convertir nuestras debilidades en fortalezas y sabiendo que me faltaba algo, puedo usar otras herramientas, en este caso mis brazos como mis piernas. En ese sentido, soy capaz de moverme y hacer las cosas por mí mismo, sin depender de nadie más", explicó el atleta de 34 años.

 

 

Una vida en el skateboard

Si hay algo que caracteriza a este intrépido atleta, es su skateboard - el vehículo que usa para moverse en lugar de una silla de ruedas desde que tiene 11 años.

"Siempre he sido un chico independiente", dijo. "Siempre me ha gustado hacer las cosas por mí mismo. Donde vivimos, la tierra es montañosa, y cuando mi abuela me llevaba al colegio era muy pesado para ella mover mi silla de ruedas".

"Entonces tomé la decisión de usar una patineta en el secundario, para poder ser más independiente. Como mis brazos eran tan fuertes, eso no fue un impedimento. La patineta me ayudó porque me podía mover mucho más rápido y con menor esfuerzo", repasó.

El debut de Muñoz Malagón en el mundo del deporte fue jugando al fútbol en una liga para amputados. Pero cuando tomó contacto con el Comité Paralímpico Mexicano, decidió probarse en powerlifting.

"Desde los 14 años que entreno en gimnasios y siempre me ha gustado. Yo sabía de los diferentes pesos, así que fue algo natural. Después de eso, mi paso por el deporte me llevó a ganarme un lugar en la universidad, y ahora tengo un título en educación física y una certificación como entrenador personal".

En 2018, se convirtió en campeón nacional de powerlifting en -59kg. Pero después de su victoria, y en busca de conseguir un lugar en Tokio, decidió cambiar de deporte y enfocarse en el remo.

"Mis brazos son muy largos y el remo me da una mejor chance de asegurarme un lugar en Tokio. Hice una prueba y a mi entrenador le gustó lo que vio. Y me dije a mí mismo, 'bueno, entrenaré muy fuerte todos los días para alcanzar mi objetivo'".

Durante los últimos tres años, Muñoz Malagón alcanzó buenos resultados en las competiciones de remo.

En 2019 tuvo la oportunidad de participar en la Copa del Mundo de Linz, Austria. En aquel certamen consiguió la clasificación para la final y terminó en primer lugar en la final D, en la prueba de la categoría PR1 M1x.

"Terminar en primer lugar me motivó mucho. Me di cuenta que tenía lo necesario para ir a Tokio", dijo.

 

Ahora, el remo es su vida.

En el Campeonato Internacional de Para Remo de Brasil, que se celebró en diciembre de 2019, terminó en el tercer puesto, y en las regatas nacionales de Uruguay y Argentina, también celebradas en 2019, finalizó en primer y segundo lugar, respectivamente.

El camino a Tokio

Los resultados de Muñoz Malagón le permitieron estar muy cerca de reservar su billete a Tokio. De hecho, se enteró del aplazamiento de los Juegos Paralímpicos poco después de volver de Brasil, donde esperaba confirmar su plaza para Tokio durante la competición pre-Paralímpica. Pero a último momento, el evento fue cancelado a causa de la pandemia de coronavirus. Eso significó que el atleta tuvo que volverse rápido a México para esquivar cualquier riesgo innecesario.

"Las noticias de la postergación fueron tristes porque me había preparado muy bien. Como un atleta de alto rendimiento, saber que alcanzaste el nivel requerido para clasificar a Tokio y no poder demostrarlo, es un golpe a tu autoestima", comentó.

"Siempre he sido una persona con una autoestima muy alta porque nunca me he puesto límites, a pesar de haber nacido con mi discapacidad. Pero ver mi sueño restringido podría bajar mi autoestima. Pero Tokio sigue siendo la meta y tenemos que seguir adelante".

Al igual que en el resto del mundo, la pandemia por COVID-19 ha afectado el día a día en la vida de Muñoz Malagón. Ha pasado unos meses en su casa, entrenando con un remoergómetro que recibió prestado de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (CONADE) de México.

Hace unas semanas recibió un permiso que le permitió volver al gimnasio, y ahora un amigo lo lleva a entrenar tres veces por semana.

"Después de cinco meses de entrenar en mi casa, ya no era suficiente. Estoy contento ahora que puedo ir al gimnasio. No he podido ir a remar debido a esta situación, pero espero poder hacerlo pronto", agregó.

Un campeón en esquivar obstáculos

Además del powerlifting y remo, Muñoz Malagón también corrió maratones y participó en diferentes carreras con obstáculos de Spartan. Es la segunda persona sin piernas en participar de la competición.

"Mi primer Spartan fue una carrera de 7 1/2km con 20 obstáculos. Completé el recorrido en tres horas y media y no pude levantarme durante tres días. Después de eso, me dije que si era capaz de hacer eso, podía hacer más. Entonces seguí entrenando y fui capaz de completar 10 carreras de Spartan. Me encantan esos desafíos, para aprender hasta dónde puedo llegar".

El atleta mexicano también pasa gran parte del tiempo dando conferencias motivacionales, principalmente apuntadas a los jóvenes. Muños Malagón cree que su historia puede ayudar a otros.

 

"Me atrevo a hacer lo que otros no se atreven a hacer por miedo a fracasar, a no conseguir. Me gusta decir: '¿Por qué ser normal, si puedes ser extraordinario?'. Me encanta motivar a los chicos, a mucha gente que ni siquiera se atreve a salir a caminar o a trotar. Eso es lo que me mueve, lo que me atrae. Me motiva mucho, poder ayudar a otras personas a atreverse a hacer cosas", dijo con convicción.

Por ahora, y hasta que el calendario deportivo vuelva a la normalidad, el mexicano continuará con sus preparativos para estar listo para el campeonato pre-Paralímpico, que se celebrará en Río de Janeiro entre el 28 y el 30 de enero de 2021. 

Una vez que finalice esa competencia, y con el boleto a Tokio confirmado, el cielo es el límite para este atleta, que ha pasado toda su vida demostrando que, con determinación, lo imposible puede ser posible.