Oksana Masters encuentra la manera de manejar la presión

La nieve, el brillo y la enfermedad son parte del espectáculo para la multitalentosa atleta estadounidense 10 Apr 2020
Imagen
A woman looking at another person
Oksana Masters logró celebrar varios triunfos pese a la corta temporada
ⒸLuc Percival for World Para Snow Sports
By Ros Dumlao | For World Para Snow Sports

La estadounidense Oksana Masters no se encontraba en ninguna parte después de la ceremonia inaugural del Campeonato Mundial de Para Biatlón en marzo en Ostersund, Suecia.

Mientras casi 100 atletas y el personal de su equipo regresaban a sus alojamientos, Masters ya estaba en su hotel. Su portátil estaba abierto, con el bloc de notas a un lado, junto con un plato de comida. Estaba estudiando en una clase en línea para obtener su título en negocios porque el día siguiente tendría que focalizarse en el Mundial, programado para comenzar el 12 de marzo.

Es apenas un vistazo a la vida ininterrumpida de la popular atleta de Para esquí nórdico.

Sin embargo, la atleta de 30 años podría haber tenido un descanso después de que el Mundial y el resto de la temporada fueran suspendidos a último momento debido a la pandemia de COVID-19.

Ella tuiteó su decepción:

"Desperté el día de acción en el Campeonato de Biatlón de @ParaSnowSports con malas noticias, dado que se canceló por el COVID-19. Estoy triste por acortar mi temporada, especialmente después de perderme las dos últimas carreras de cross-country en Alemania después de enfermarme. Es frustrante cuando las cosas que te afectan están fuera de tu control".

Pero un final temprano y un ritmo más lento tal vez podrían ser una bendición disfrazada para alguien que es una atleta de doble deporte, ocho veces medallista Paralímpica y estudiante de negocios.

Un febrero ocupado

En febrero, Masters hizo viajes de ida y vuelta a Alemania, el primero para la Copa del Mundo de Esquí Nórdico y el segundo para el Premio Mundial de Deportes Laureus en Berlín.

Empacar para ella fue una experiencia totalmente diferente.

“Mi vida no es glamorosa,” declaró la dos veces campeona Paralímpica de cross-country. "Cuando descubrí que fui nominada y que el calendario me permitía ir a los Laureus, no tenía ropa que pudiera empacar porque no estaba en casa. Así que fui a una tienda y me puse un vestido. Sabía que tenía que ser negro porque iba a estar nerviosa y sudaba mucho".

Masters ganó el premio al Deportista con Discapacidad del Año, revelando que durante la ceremonia llevaba pantalones cortos bajo su vestido. Fue más por un toque de comodidad, especialmente cuando pronunció un emotivo discurso de aceptación que destacó a su madre y a su novio.

"Llevo pantalones cortos bajo todos mis vestidos porque me siento incómoda con los vestidos", confesó. "Soy una marimacho. Siempre estoy en spandex. O soy una torpe y me caeré. Eso es más probable".

Pese a que parecía estar bien durante la ceremonia, Masters estaba recuperándose de una enfermedad.

A principios de ese mes, compitió en la Copa del Mundo de Biatlón en Finsterau, Alemania, ganando dos de los tres eventos. Pero no se sentía bien y no pudo completar las carreras de cross-country siguientes.

Cuando regresó a su casa en Champaign, Illinois, alcanzó una fiebre de casi 41 grados centígrados (106 grados Fahrenheit) que la dejó fuera de combate durante casi una semana.

"Mi sistema inmunológico es débil, así que cuando me enfermo, me pongo muy enferma. Y luego estuve fuera durante dos semanas sin hacer nada", explicó. "Volé para los premios la noche anterior y salí a la mañana siguiente".

"Era un lapso de cuatro semanas que podría haber usado para prepararme y la mayoría de mis competidores ya estaban usando esas semanas para prepararse."

Estableciendo prioridades

En medio de todo esto, Masters también tenía en mente Tokio 2020, esperando calificar en ciclismo. Ganó medallas de plata en la carrera en carretera y la contrarreloj H5 en el Campeonato Mundial de Para Ciclismo de Ruta 2019.

Con los Juegos Paralímpicos 2020 a la cabeza de sus objetivos hasta que el COVID-19 puso a la mitad del mundo bajo llave, admitió que el objetivo de la temporada de invierno 2019-2020 era para mantener sus "músculos de esquí despiertos".

"Mi entrenamiento ha sido más para el ciclismo. El objetivo es Tokio", dijo. "[El objetivo del cross] es probar diferentes enfoques de carreras, tácticas, y luego en el biatlón es un momento tan raro de tener la oportunidad de estar en una carrera de clase mundial y sólo el proceso completo de lo que realmente es".

Su especialidad es el cross-country; ganó las tres carreras en el Mundial 2019 en Prince George, Canadá.

Pero el biatlón es todavía un trabajo en progreso. En particular, el tiro puede ser difícil debido a cómo funcionan sus dedos; Masters nació en Ucrania con ambas piernas afectadas por defectos de nacimiento inducidos por la radiación derivadas del desastre de la central nuclear de Chernobyl tres años antes.

"No tengo músculos en los dedos y tengo que vendarme las manos cuando esquío", explicó Masters. "Por eso es una curva de aprendizaje tan larga, porque si no puedo sentir el gatillo... Así que es una dinámica diferente de desafíos, mientras que para otros puede haber otros tipos de desafíos".

"Pero debo decir que no hay mejor sensación que una buena carrera de biatlón. Cuando tu tiro se alinea con el esquí, es una de las mejores sensaciones de la historia".