Font size bigger Font size smaller

Borislava Peric-Rankovic ‘finalmente’ tiene tiempo con hija

Paralímpica serbia cree que la pandemia COVID-19 ha acercado a las familias y unido a la nación 04 Jun 2020
Imagen
Female table tennis player in wheelchair returns a shot
Borislava Peric-Rankovic es la vigente campeona Paralímpica, mundial y europea en singles femenino clase 4
ⒸKarl Nilsson
By Ros Dumlao | For the IPC

La pandemia COVID-19 puede haber interrumpido el impulso de Borislava Peric-Rankovic para conseguir un segundo título Paralímpico consecutivo de tenis de mesa, pero sin duda ha liberado su tiempo para otra actividad importante.

"Finalmente paso mucho tiempo con mi hija", dijo la número uno del mundo. 

"Debido a mis campos de entrenamiento y competiciones, no nos vimos mucho", añadió la mejor atleta de la clase 4 femenina. 

Ganó su primera gran medalla de oro en 2007 en el Campeonato Europeo, y más tarde añadió otros dos títulos europeos de singles. Aunque demostró ser la mejor de su clase a nivel regional, las etapas internacionales fueron diferentes.
 
Terminó con el bronce en el Campeonato Mundial 2010 y se quedó corta en los Juegos Paralímpicos Londres 2012 en la final contra Zhou Ying de China. Los años de carencias finalizaron en Río 2016, donde Peric-Rankovic consiguió su primer título Paralímpico.

La actual campeona Paralímpica, mundial y europeo no tenía intención de frenar sino de extender su racha victoriosa. 

Entonces llegó marzo. El brote de coronavirus detuvo las competiciones deportivas en todo el mundo y empujó a Tokio 2020 al año siguiente.
 
"No esperaba el aplazamiento de los Juegos", dijo la mujer de 47 años. "Por otro lado, acepté el aplazamiento en el espíritu del juego limpio - es correcto que todos nosotros, los atletas, tengamos las mismas condiciones para prepararnos para los Juegos. Si los Juegos se celebraran como se planeó originalmente, probablemente algunos de los atletas clasificados no participarían debido a la falta de entrenamiento".

Con más tiempo en sus manos, ayuda a su hija, nacida en 2010, con su escolarización en línea.

"Por fin tengo suficiente tiempo para pasar con mi familia y cumplir sus deseos", dice Peric-Rankovic, quien también está trabajando para conseguir un máster en deportes. "También jugamos muchos juegos sociales, incluso inventamos algunos nuevos para que el tiempo pase más rápido".

Aunque el número de casos de COVID-19 en su ciudad natal, Novi Sad, no es alto, Peric-Rankovic, como la mayoría, comparte la sensación general de miedo, pero también siente que la pandemia ha unido a su nación. 

"Era obvio que la gente está asustada porque no sabía cómo comportarse en esta situación y cuáles podrían ser las consecuencias de la enfermedad", explicó. "Me di cuenta de que mis conciudadanos eran muy disciplinados y todos seguíamos las decisiones y recomendaciones de las autoridades. Es agradable ver la solidaridad entre nosotros y cómo la gente se ayuda mutuamente, especialmente los jóvenes hacia los mayores. La gente se apoyaba en los demás para superar el miedo a algo desconocido y facilitar la situación".