Font size bigger Font size smaller

Comunidad deportiva ayuda a Para piragüista japonesa Monika Seryu a recuperar ilusión

Habla de su lucha durante la pandemia y de lo que la está ayudando a salir adelante 20 Jan 2021
Imagen
Japanese female canoeist on her kayak
La japonesa Monika Seryu compite en la categoría KL1
ⒸTokyo 2020
By Tokyo 2020 and IPC

La Para piragüista japonesa Monika Seryu habla sobre su lucha durante la pandemia de COVID-19 y el aplazamiento de los Juegos Paralímpicos Tokio 2020. Pero la clave para mantener su espíritu en alto ha sido sus compañeros atletas.

A través de intercambios con atletas de otros deportes, se le recordó a Seryu la importancia de establecer, y ajustar, sus objetivos. Esto la ayudó a resolver el desafío de avanzar en su gran objetivo: la medalla de oro en KL1 femenino en Tokio 2020.

LARGA ESPERA

Seryu se enteró del aplazamiento de los Juegos en un campus de entrenamiento privado en la aldea de Ogimi, Okinawa, cuya población es de alrededor de 3.000 personas. La noticia la angustió, sobre todo después de que apenas consiguió la clasificación para los Juegos Paralímpicos con un quinto puesto en el Campeonato Mundial de Para Piragüismo 2019.

“En ese momento, mi entrenador y yo nos miramos y dijimos: ‘¿Qué hacemos?’ Me alegro de que solo se pospusieran, porque algunos atletas pensaron que podrían ser cancelados. Pero como no fue así, pude mantenerme positiva”.

Aunque al principio se conformó con el tiempo adicional para prepararse, pronto surgieron otras consecuencias. Las competiciones nacionales y los campeonatos mundiales fueron cancelados. Todos los eventos programados desaparecieron de su calendario. Así como la gente alrededor del mundo no podía realizar actividades sociales, el tiempo extra creado por el aplazamiento de los Juegos se convirtió en una fuente de angustia para Seryu.

“Poco a poco empezó a impactarme como pequeños golpes en el cuerpo. Los torneos empezaron a ser cancelados, y perdí de vista lo que tanto me esforzaba por conseguir. Fue la primera vez que no competí durante tanto tiempo, y el enfoque de mi entrenamiento era mantenerme, en lugar de mejorar. Mentalmente, estaba pasando por un momento difícil".

 

UNIÉNDOSE AL CLUB

Los compañeros de Seryu le devolvieron la esperanza. Anteriormente, los atletas se limitaban a interactuar con otros del mismo deporte o afiliación. El Instituto Japonés de Ciencias del Deporte (JISS) y el Centro Nacional de Entrenamiento (NTC) proporcionaron una mayor oportunidad para que atletas de diversas disciplinas se conectaran, y a través de estos encuentros, Seryu y otros también nacidos en 1997 formaron el Club '97. Interactuar con otros atletas de alto nivel de la misma generación le proporcionó el apoyo que buscaba para volver a centrarse en Tokio 2020.

“Hubo mucho tiempo para hablar online durante el confinamiento, sobre cosas como cuándo podrían volver a abrirse los centros de entrenamiento. Compartir información fue alentador, y me di cuenta de que no estaba sola en mi lucha. Gané mucha fuerza a través de esas interacciones... aunque la conexión desde Okinawa era un poco inestable”.

OBJETIVOS DIARIOS

Los días pasaban mientras las actividades permanecían restringidas, y Seryu estaba ansiosa como muchos otros. Pero estableciendo objetivos diarios, pudo seguir avanzando.

“¿Qué puedo hacer hoy? ¿Qué debo hacer mañana? Respondiendo a estas preguntas y llevando a cabo acciones cada día, me sentí realizada y con una sensación de tranquilidad. He continuado con este método incluso después del confinamiento”.

Originalmente planeando regresar a su hogar en Tokio en abril pasado, se quedó en Okinawa hasta junio. El ambiente más tranquilo de Okinawa la ayudó a concentrarse en sus objetivos, incluso mientras supervisaba la situación en Tokio.

“Al haber menos gente en Ogimi, no había preocupación o estrés por evitar las aglomeraciones o el contacto en áreas cerradas. Era principalmente el entrenador y yo, y a veces venían el preparador físico, el técnico o mi madre. Incluso durante los entrenamientos, no había necesidad de contacto físico. Era mi tercer año en Okinawa y es un ambiente muy bueno para entrenar con poca distracción”.

 

PESAS DE SANDÍA

Su entrenamiento al aire libre fue muy bueno. Lo más problemático fue obtener el equipamiento deportivo. Como mucha gente se quedaba en casa, las mancuernas eran muy solicitadas y se vendían por Internet. En un momento dado, incluso usó una sandía de un mercado de granjeros como alternativa.

“Encontré una que era el peso perfecto, así que la usé en lugar de una mancuerna. Carecía de estabilidad, así que necesitaba mejorar. Y por supuesto nos la comimos después del entrenamiento. La lección fue que no se debe jugar con la comida”, se rió.

En junio, se trasladó al Centro Nacional de Entrenamiento en Komatsu, Ishikawa, y en septiembre participó en el Campeonato Japonés de Para Piragüismo. Aunque no estaba en las mejores condiciones después de sufrir una fractura de cartílago costal una semana antes, cobró más impulso para los Juegos Paralímpicos Tokio 2020 con una victoria. Luego regresó a Okinawa para concentrarse en su recuperación.

“Estoy repasando lo básico en este momento. Los ejes del cuerpo y las posiciones de la cabeza. Estoy entrenando en un mar epicontinental, así que hay viento y olas. El año pasado me concentré en soportar esas condiciones, así que mi remada fue desastrosa. Pero ahora, puedo remar firmemente incluso con algo de viento. Puedo dar un rendimiento sólido a pesar de las condiciones. También he cambiado mi canoa por una que es mejor para ir recto. Es menos estable, pero una vez que la domine, podré mejorar mi tiempo”.

CRECIENDO CERCA DEL AGUA

La sede de competencia de piragüismo, Sea Forest (Uminomori) Waterway, se encuentra en Koto, la ciudad natal de Seryu, donde el piragüismo es muy popular. Utilizando los ríos que atraviesan la ciudad, el distrito fundó un club de piragüismo hace 10 años y ofrece la oportunidad de disfrutar de la actividad a muchas personas.

 

“La sede está a solo 20 minutos en coche de mi casa. Soy la única atleta que puede decir eso, así que siento algo especial. El piragüismo es muy popular en la ciudad de Koto. Un estudiante de secundaria ganó un campeonato nacional y los mayores de 80 años también lo disfrutan. La gente me desea “buena suerte” en la calle o me grita desde un puente, y estoy muy agradecida por eso. Me gustaría ser una fuente de inspiración para todos ellos”.

Muchos fans se sienten atraídos por su gran personalidad. Su marca registrada “Monika Smile”anima su entorno.

“Estoy rodeada de gente muy positiva, así que probablemente eliminen toda la negatividad que me rodea. Y mentalmente, me siento joven. Incluso cuando visito las escuelas primarias, no tengo problemas para integrarme. Me hago amiga de los niños de Okinawa rápidamente, y hacemos carreras y jugamos”.

Seryu continuó: “Me he dedicado al Para piragüismo y me he estado preparando para este evento desde Río. Los Juegos son el mejor escenario para mostrar esos esfuerzos. Aunque la situación mundial sigue siendo grave, me gustaría que los Juegos Tokio 2020 sean un símbolo de esperanza y proporcionen esa luz tan necesaria al final del túnel”.