Font size bigger Font size smaller

March Madness se calma en Alabama, y Para atletas Lang y Lalonde siguen ganando

Jugadoras de la selección alemana y canadiense de baloncesto en silla de ruedas combinan el deporte y los estudios en el extranjero 07 Apr 2021
Imagen
Woman playing wheelchair basketball tries to get around her defender
La canadiense Rosalie Lalonde ayudó a su equipo universitario de Alabama a ganar el título nacional 2021
ⒸAlabama Adapted Athletics
By Aryanna Prasad | For the IPC

Una pequeña ciudad de Alabama, en los Estados Unidos, puede no parecer un centro ideal para los atletas internacionales. El ambiente electrizante del torneo de baloncesto universitario March Madness puede parecer algo extraño, con los equipos masculinos y femeninos realizando emocionantes campañas. Pero ahí es donde la alemana Katharina Lang y la canadiense Rosalie Lalonde se encuentran felizmente estos días. 

Cada una de ellas eligió venir a la Universidad de Alabama (Alabama) en Tuscaloosa por diversas razones, pero comparten un denominador común: jugar al baloncesto en silla de ruedas en el que posiblemente sea el mejor programa del país, mientras viven la vida universitaria estadounidense.

“Los Estados Unidos son el único país que tiene una liga universitaria”, dijo Lalonde. “Entrenar a tiempo completo es muy duro en nuestros países, así que jugar en los Estados Unidos era la mejor opción para ser una atleta y estudiante a tiempo completo”.

Con instalaciones accesibles de última generación en Alabama, la universidad es una de las pocas que ofrecen deportes adaptados universitarios. El programa de baloncesto femenino en silla de ruedas es uno de los más importantes, y el equipo viene de ganar dos títulos nacionales consecutivos, el séptimo en total. Para Lang y Lalonde, no hay nada parecido en su país.


“Podemos jugar prácticamente siempre que queremos”, dijo Lang, que formó parte del equipo de Alemania que obtuvo la medalla de bronce en el Campeonato Mundial 2018. “Podemos ir al gimnasio cuando queramos, si queremos tenemos entrenamientos individuales; eso no se puede hacer en casa”.

Lalonde explica que el apoyo no está solo en la accesibilidad: el liderazgo de los entrenadores mantiene a los atletas motivados. 

“Aquí tenemos una estructura”, dice. “El ambiente de entrenamiento es especial. Hay gente que te empuja todo el tiempo, y tienes que entrenar; no puedes decir: “Oh, hoy estoy cansada, no voy a ir al gimnasio”. No, tienes que ir”.

Hay que reconocer que esa no es la única razón por la que ambas se sintieron atraídas por Alabama. 

“Conocí a gente que vino aquí antes que yo, y cuando vienes a visitar el campus, es una locura, es precioso; no tenemos nada parecido en nuestro país”, dijo Lalonde. “Solo ver las instalaciones y cómo se trata a los atletas aquí: somos una especie de superestrellas en los Estados Unidos porque la experiencia universitaria es muy diferente”.

Lang fue reclutada por Barbara Gross, su compañera de equipo alemana y ex alumna de Alabama, y una vez que puso un pie en el campus, comparó ver el campo y las instalaciones deportivas con “estar en una película”.

No es la única referencia cinematográfica que le vino a la mente.

A Lalonde, que ayudó al equipo de Canadá a ganar el título Parapanamericano Lima 2019, le gusta recordarle a la gente un famoso personaje de película que vestía el rojo y el blanco de Crimson Tides. 

“En mi país digo, “Sí, fui a la misma escuela que Forrest Gump”, y la gente dice, “¡Oh, Dios mío!”, así que es divertido”, dijo. 

Dejando Hollywood a un lado, la marca Alabama tiene un reconocimiento mundial, y Lang cuenta los momentos en los que escuchó “¡Roll Tide!” al azar en Alemania y Australia.

Alabama's women's wheelchair basketball team won the college national title in 2021

 

“Todos quieren vencer a Bama, así que es divertido vestir su camiseta”, dijo la canadiense. “Bama tiene una muy buena reputación en el ámbito deportivo, así que es un gran honor formar parte de ella”.

También se reconoce su participación como jugadora de baloncesto en silla de ruedas. Cuando el equipo femenino ganó el título nacional de 2021 este año, toda la escuela recibió un correo electrónico y los profesores de Lang la felicitaron delante de la clase. 

“Es increíble, porque todo el mundo lo sabe”, dice la alemana. “Todo el mundo está más interesado en verlo. He tenido un par de compañeros que se han puesto en contacto conmigo después y me han preguntado cuándo pueden ver los partidos y si hay más partidos o entrenamientos que puedan ver o a los que puedan ir”.

A pesar de estar en un programa de élite, son conscientes de las desigualdades a las que se enfrentan las mujeres Para atletas. 

Katharina Lang at her home 2018 World Championships in Hamburg


“El baloncesto es un deporte de contacto muy físico, por lo que a veces asusta a la gente, pero tenemos que entender que las mujeres son mucho más fuertes de lo que la gente piensa”, dijo Lalonde. “Se trata de reclutar y cambiar nuestra idea sobre lo que las mujeres pueden y no pueden hacer”.

El dúo juega para Alabama de agosto a mayo, y luego vuelven a casa para jugar con sus equipos nacionales durante el verano. Este año, eso significa que en los Juegos Paralímpicos Tokio 2020, las dos pasarán de ser compañeras de equipo a rivales. 

A medida que se acerca Tokio 2020, Lang y Lalonde están agradecidas por “volver a tener un objetivo” y “entrenar con un propósito” después de los desafíos de la pandemia de COVID-19. 

“Cuando estás en la cancha, luchas por tu equipo: no hay amistad”, ríe Lalonde. “Siempre es divertido ver a Kate en los torneos internacionales. Es divertido tener esta conexión y poder ir a hablar con ella, aunque no esté en mi equipo”.