Tokyo 2020
Paralympic Games
24 August - 5 September 2021

Nakamura Yutaka – El padre del Movimiento Paralímpico en Japón

Taro recuerda los éxitos de su padre 23 Jun 2020
Imagen
Nakamura Yutaka
Dr Nakamura Yutaka (d) sostiene a su hijo Taro en brazos; Sir Ludwig Guttman sonríe (i)
ⒸCourtesy of Oita Nakamura Hospital
By Tokyo 2020

Mientras el mundo celebraba el Día del Padre el 21 de junio, Japón, esperando en anticipación a sus segundos Juegos en casa, Tokio 2020, habría recordado a su Padre del Movimiento Paralímpico - Nakamura Yutaka.

Médico de profesión, Yutaka fue fundamental para la realización de los Juegos Paralímpicos Tokio 1964. Yutaka fue también el jefe de la delegación Paralímpica de Japón en cinco Juegos Paralímpicos, de 1964 a 1980. Dedicó su vida al deporte para personas con discapacidad hasta que falleció en julio de 1984 a la edad de 57 años.

El hijo de Yutaka, Taro, bajó por el carril de la memoria para dar un vistazo a la vida de su padre y al legado que dejó.

Mi padre, el pionero

Yutaka era un cirujano ortopédico de la Prefectura de Oita. Mientras era el jefe del departamento de ortopedia del Hospital Nacional de Beppu, Yutaka partió a los EE.UU. y Europa durante unos siete meses desde febrero de 1960 en una misión de investigación para estudiar la rehabilitación. En mayo de 1960, durante su gira por Europa, visitó el Centro Nacional de Lesiones de la Columna Vertebral en el Hospital Stoke Mandeville de Inglaterra, donde estudió con Sir Ludwig Guttmann, considerado el "Padre de los Juegos Paralímpicos".

Sir Guttmann estableció un programa de rehabilitación que incluía el deporte como método de tratamiento y terapia para el personal militar con lesiones de la columna vertebral sufridas durante la Segunda Guerra Mundial. Fue Sir Guttmann quien organizó los primeros Juegos de Stoke Mandeville en 1948 que más tarde se convirtieron en los Juegos Paralímpicos de hoy.

Yutaka fue testigo de cómo muchos pacientes con lesiones de la columna vertebral se sometían a tratamiento y entrenamiento, y quedó impresionado por la rapidez con que se recuperaban. Estaba decidido a introducir este método de terapia deportiva también en Japón.

Después de superar varios obstáculos, los primeros Juegos Paralímpicos tuvieron lugar en Tokio en 1964. Había muchos atletas del extranjero que tenían un trabajo mientras se entrenaban para la competición y ver esto inspiró a Yutaka a establecer "Taiyonoie (Industrias del Sol de Japón)" donde las personas con discapacidades podían encontrar un trabajo y ser autosuficientes. Yutaka se dedicó a dirigir 'Taiyonoie' mientras que también trabajó enérgicamente para el desarrollo del deporte para personas con discapacidades.

Ayudó a organizar los primeros Juegos del Lejano Oriente y el Pacífico Sur para las Personas con Discapacidad (FESPIC Games), que se convirtieron en los Juegos Para Asiáticos, y un maratón internacional de silla de ruedas en Oita.

¿Pero cómo vio su hijo, Taro, a su padre, que dedicó su tiempo a ayudar a las personas con discapacidades a recuperar su lugar como miembros activos de la sociedad? "Mi padre era muy estricto, como todos los padres de entonces. A diferencia de los padres de hoy en día que toman decisiones junto con sus hijos, él tomaba todas las decisiones y me decía lo que debía hacer", dijo.

Cuando Taro entró en el instituto, su padre le dijo que estudiara medicina. Su padre deseaba que Taro, su hijo mayor, se hiciera cargo un día del hospital que había fundado. A Taro siempre le había gustado leer y le interesaba más la literatura, pero Taro dice con una sonrisa irónica: "Tenía miedo de mi padre, así que ni siquiera discutí. Fui a regañadientes a la escuela de medicina".

Dr Nakamura Taro trabajando en su oficina

Las personas con discapacidad siempre fueron parte de nuestras vidas

Taro dice que su padre siempre estaba ocupado, dirigiendo el hospital, administrando 'Taiyonoie', y también apoyando el deporte para personas con discapacidad. Pero su padre también tenía hobbies que le gustaban. Le encantaban los coches y las cámaras, las radios y los últimos aparatos electrónicos, y viajar al extranjero. Incluso viajó a África, Sudamérica y las Islas Galápagos. "Mi padre estaba ocupado, pero disfrutaba con lo que hacía", recuerda Taro.

"A mi padre le gustaban las máquinas, y no podía decidir si estudiar ingeniería o ir a la escuela de medicina. La ortopedia tenía similitudes con la ingeniería, y resultó ser el área adecuada para él".

"Trabajó en el deporte para personas con discapacidad y las ayudó a ser autosuficientes, pero también era un hombre de negocios, dirigiendo 'Taiyonoie' y el hospital".

Taro nació en 1960 y tan pronto como puede recordar, 'Taiyonoie' ya existía y era natural para él tener a su alrededor a personas con discapacidad.

"Desde que estableció 'Taiyonoie', mi padre invitaba a las personas con discapacidad a nuestra casa y a cenar juntos. Cuando se celebraron los primeros Juegos FISPIC en Oita en 1975, tuvimos atletas de países en desarrollo de Asia que se quedaron en nuestra casa durante varias semanas. Una enfermera que trabajaba en el hospital de mi padre se vistió con un kimono e interpretó una danza tradicional japonesa para ellos también".

"En nuestra casa había gente con discapacidad que iban y venían todo el tiempo", dijo.

Yutaka falleció en 1984 cuando Taro era un estudiante universitario de tercer año. Taro siguió los pasos de su padre y pasó a dirigir el hospital y el "Taiyonoie", y apoyó el deporte para personas con discapacidad.

Taro dice que nunca tuvo una fuerte determinación para tener éxito en los proyectos de su padre. "Nací en una familia de médicos, así que heredé el negocio de mi padre", dijo. En aquellos días, eso era lo que se suponía que debía hacer.

Taro fue el médico del equipo de la delegación Paralímpica japonesa en dos Juegos Paralímpicos.

Taro fue el doctor de la delegación japonesa en dos Juegos Paralímpicos

Los inolvidables Juegos de Sídney 2000

Mientras Taro era el jefe del hospital de Oita que fundó su padre, fue médico del equipo de la delegación Paralímpica japonesa en Sídney 2000 y Atenas 2004. Su participación en el deporte para personas con discapacidad continúa hasta el día de hoy.

"Mi padre falleció cuando yo tenía unos veinte años. Había poca comunicación directa entre padre e hijo en ese entonces, así que no recuerdo que mi padre me enseñara nada. Aún así, heredé todo lo que mi padre fundó, así que su influencia debe haber sido muy significativa".

Aunque no hay nada específico que Taro recuerde haber aprendido de su padre, los últimos deseos de Yutaka han sido llevados a cabo por su hijo. De otro modo, habría sido difícil preservar el legado de su padre durante más de 35 años. "Nunca hablé con mi padre como médico. Si estuviera vivo hoy, no sé si estaría haciendo lo que estoy haciendo ahora", dijo.

Taro dice que hay una experiencia que nunca olvidará, fue algo que presenció mientras acompañaba a la delegación japonesa en su primera misión Paralímpica en los Juegos de Sídney 2000.

"Como cirujano ortopédico, siempre pensé que el deporte para las personas con discapacidad era la rehabilitación. Sin embargo, en Sídney vi a atletas mentalmente independientes entrenando duro y compitiendo al máximo de sus capacidades, y me di cuenta de que el mundo del deporte de élite también existe aquí. Esa experiencia cambió mi actitud y mi perspectiva".

Los Juegos Paralímpicos, que eran una forma de "rehabilitación" en la época de su padre, se habían transformado en una competición "deportiva" de alto nivel para atletas de élite.

Siguiendo los pasos de su padre

Al igual que su padre, Taro ha continuado su participación en el deporte para personas con discapacidad, pero su enfoque es diferente.

"Cuando mi padre se involucró, el deporte para personas con discapacidad estaba todavía en su primera etapa de desarrollo. El médico era también el director y el entrenador, responsable de la selección de los atletas y de la supervisión de su entrenamiento. Mi padre también era responsable del control y la clasificación del dopaje. Hoy en día, los médicos no sirven como entrenadores. El control de dopaje y las clasificaciones también son manejados por otros expertos".

"Quiero participar como médico, centrándome en la salud de los atletas y apoyándolos para que compitan con seguridad".

"En los días de mi padre, los médicos apoyaban a los atletas para recuperar su lugar en la sociedad. Los Juegos Paralímpicos son ahora una competición deportiva de élite, y se espera que los médicos proporcionen apoyo médico. Los tratamos como atletas, comprobamos todos los medicamentos que toman antes de las competiciones, les hacemos un ECG y los apoyamos como médicos", dijo.

Tal transformación a lo largo de los años ha contribuido al aumento de la atención dirigida a los Juegos Paralímpicos.

Taro espera que los Juegos de Tokio 2020 "sirvan como una oportunidad para crear una sociedad en la que los diversos valores sean mutuamente aceptados".

"Por supuesto, hay personas con discapacidad que no están interesadas en el deporte o que no son muy buenas en él. No todo el mundo tiene que trabajar para ganar una medalla de oro. Hay muchas maneras de disfrutar del deporte, y hay actividades que se pueden disfrutar que no están relacionadas con el deporte. Debemos trabajar duro para crear una sociedad que acepte nuestras diferencias. Puede que lleve tiempo, pero tenemos que aspirar a ese objetivo".

El hecho de tener al "padre del deporte Paralímpico en Japón" como su padre permitió a Taro involucrarse profundamente en el mundo del deporte Paralímpico. Espera que los segundos Juegos Paralímpicos que se celebrarán en Tokio sean un punto de partida para la creación de una sociedad que abarque la diversidad.