Dos momentos que transformaron la vida de Arly Velásquez

Único Paralímpico de invierno de México recuerda sus diez años de carrera en las montañas nevadas 05 Jun 2020
Imagen
A male sit-skier competing on a giant slalom event
Arly Velásquez compitiendo en el Campeonato Mundial 2019
ⒸLuc Percival for World Para Snow Sports
By Lena Smirnova | For World Para Snow Sports

Un camión transita por un camino sinuoso con destino a los valles nevados de Park City, Utah, Estados Unidos. 

En 14 horas, Arly Velásquez, adolescente sensación de la bicicleta de montaña y aprendiz de esquiador alpino, estará en su destino, lejos de las soleadas playas de su ciudad natal Cancún. Su casa está mucho más vacía que hace varias semanas cuando vendió sus posesiones y se embarcó en el viaje para convertirse en el segundo Paralímpico de invierno de México. 

Dentro de 14 meses, Velásquez hará su debut en los Juegos de Vancouver 2010, con dos apariciones Paralímpicas más a continuación.

Mirando hacia atrás en su década en el esquí alpino, Velásquez todavía está impresionado por la importancia de ese viaje por carretera realizado en febrero de 2009 y su primer viaje en monoesquí sólo un mes antes. 

"Seguro que después de 10 años puedo decir que soy un hombre mejor porque este deporte ha sacado lo mejor de mí", dijo Velásquez. "Si quiero seguir adelante, si quiero seguir siendo competitivo, lo exige".

De verano a invierno

Nacido en uno de los principales destinos de playa del mundo, Velásquez terminó siendo atraído por un tipo de paisaje diferente. En lugar de la impresionante costa de Cancún, fueron las montañas las que hicieron que su corazón se acelerara.

En su adolescencia, Velásquez comenzó a practicar el ciclismo de montaña y se convirtió en un éxito instantáneo. A los 12 años, fue coronado campeón junior. Aún más impresionante, su tiempo de carrera lo habría puesto entre los cinco mejores del país entre los sénior. 

Con los podios llegó el interés de los patrocinadores internacionales. El valiente adolescente fue aclamado como la próxima gran estrella, pero una caída por la ladera de la montaña en 2001 le rompió la espalda y puso fin a su deslumbrante carrera deportiva de dos años.

 

Después de tres años de rehabilitación, Velásquez canalizó su energía en una plétora de deportes Paralímpicos, incluyendo atletismo, baloncesto en silla de ruedas, powerlifting, natación y tenis en silla de ruedas, pero nada funcionó. 

Hasta el día de Año Nuevo de 2009. 

Velásquez estaba de vacaciones en Banff, Canadá, y recordó vagamente que hay un deporte en el que la gente baja de la montaña en "una especie de bicicleta de esquí sobre nieve". 

Decidió intentarlo, y mientras sus compañeros de vacaciones celebraban Año Nuevo, Velásquez hizo los preparativos para su entrenamiento de esquí para las 9 de la mañana siguiente.  

El nuevo día - y el año - comenzó con una alerta meteorológica mientras las temperaturas bajaban a -43°C. Sin inmutarse, Velásquez fue a su clase. Unas horas más tarde estaba "casi llorando" mientras bajaba la góndola, su cuerpo congelado y su corazón lleno de alegría.

"Bajando de la góndola decía: 'Creo que he encontrado un lugar donde quiero pasar mi vida'", dijo Velásquez. "Tiene mucho que ver con las montañas porque las montañas son mi segundo hogar. Siempre habrá un lugar donde nos sintamos en casa y, de alguna manera, yo me siento en casa en las montañas".

El espíritu competitivo de Velásquez no tardó mucho en hacer efecto. Al día siguiente cambió de un doble esquí a un monoesquí porque aprendió que el doble no se usa en las competiciones.

Sus instructores le advirtieron que necesitaba al menos una semana en el doble esquí antes del cambio, pero Velásquez se esforzó al máximo y sintió todo el peso de su advertencia mientras daba una vuelta tras otra.

"No hice una sola carrera", recordó Velásquez con una risa. "Estuve casi todo el tiempo en el suelo, pero estaba decidido a aprender".

Cuando terminaron sus vacaciones, Velásquez regresó a México, vendió rápidamente su auto y sus posesiones, sacó sus ahorros y se dirigió al norte. Una vez en la frontera, compró una vieja camioneta y se dirigió a Utah para continuar su entrenamiento.

Los centros de esquí de Nueva Zelanda y Colorado también fueron incluidos en su larga lista de viajes en 2009 mientras Velásquez perseguía el invierno a través del hemisferio norte y el verano. 

"Durante los primeros dos años y medio, estuve casi todo el tiempo en el suelo. No voy a mentir, fue duro", dijo Velásquez. "Estaba colgando de una red en un acantilado. La patrulla de esquí me salvó más de dos o tres veces. Terminé en el hospital unas cuantas veces, tosiendo sangre en la nieve. Pasaron muchas cosas, pero supongo que mi pasión era más grande que mis miedos". 

Luces parpadeantes

Velásquez tenía un objetivo claro en mente cuando emprendió este arduo viaje de aprender a esquiar. 

"El primer día, estaba como, 'ey, ¿esto es competitivo?' 'No, el monoesquí'. 'Bien, ¿hasta dónde puedes llegar?' 'Los Juegos Paralímpicos'. '¿Cuándo es eso?' 'Vancouver 2010', así que faltan 14 meses. Bien, voy a ir allí. Y lo logré", dijo Velásquez.

Llegó a los Juegos Paralímpicos de Invierno 2010 gracias a un wild card y terminó ambas carreras. Cuatro años más tarde, Velásquez llevó la bandera de su país en la Ceremonia de Apertura en Sochi como único competidor de México. 

¡Viva México 🇲🇽! Que vivan sus atletas, sus familias, su gente y todas las personas que se levantan todos los días a...

Geplaatst door Arly Velasquez op Zondag 15 september 2019

Repitió estos papeles, como abanderado y único atleta, en PyeongChang 2018. 

Velásquez se enfrenta a más obstáculos que la mayoría para llegar a las competiciones en las que suele presentarse como un "espectáculo de un solo hombre". Es decir, sirve como su propio director de equipo, técnico de esquí y entrenador. 

Cuando tiene más fondos, Velásquez patrocina a sus amigos para que le ayuden con los preparativos y también para que filmen su viaje.

Estos videos son clave. Educado en dirección cinematográfica, Velásquez se esfuerza mucho en documentar sus esfuerzos para atraer a potenciales patrocinadores y ganar visibilidad.

"Al principio, durante muchos años, mucha gente en México pensó que me iba de vacaciones. Y yo decía: 'No puedo mostrarles videos o fotos, pero estoy bastante seguro de que esto no se parece en nada a unas vacaciones'", dijo Velásquez. "No lo entendieron hasta que [mi amigo] estaba grabando y mostrando lo que realmente está pasando". 

Con sus canales de medios sociales consiguiendo miles de seguidores, Velásquez creó su propia compañía de producción hace unos años para promover a sus compañeros atletas a través de videos similares y colaboraciones con marcas prominentes. 

"No soy el mejor atleta que tiene México, eso es seguro, pero estoy seguro de que soy el atleta más visible en este momento en México", dijo el esquiador. "Me encantaría tener 50, 60 años y decir: 'Ayudé a que la visibilidad de los demás cambiara'. Ese es mi sueño".