Para Madres: Omara Durand

Velocista educa a su hija a través del Para atletismo 14 Mar 2019
By Ryan Wilson | For the IPC

La campeona Paralímpica Omara Durand y su hija son una sola.

Cuando Durand corre, su hija corre.

Cuando Durand celebra, su hija también.

Durand está viendo crecer a su hija Ericka dentro de la comunidad Paralímpica y convertirse en una fanática de primera clase del Movimiento.

“Me dijeron que ella presta mucha atención cuando me ve competir en TV y se pone muy nerviosa”, dijo la velocista cubana.

“Grita ‘¡Vamos, mamá! ¡Vamos, mamá!”

En la última de nuestras series Para padres/madres, la multicampeona Paralímpica Durand comparte la experiencia de su hija con los deportes Paralímpicos y cómo impacta en su niñez.

Ericka presenciará la práctica de Omara y la interpretará junto con las compañeras de equipo, la entrenadora y el guía de su madre.

Quizás pueda incluso correr junto a ellas.

“(Ella) se lleva muy bien con mis compañeras”, dijo Omara.

Ericka interactúa con individuos con discapacidades diariamente, y Omara siente que estas interacciones le están enseñando a Ericka lecciones sobre empatía y aceptación.

“Nunca percibí en ella expresiones discriminatorias o rechazo. Siento que ella no ve a la discapacidad como un problema; sólo ve personas iguales a ella”, dijo Omara.

La madre del éxito

Omara comenzó a practicar deporte cuando tenía siete años. Se sintió frustrada, tímida e intimidada como consecuencia de su discapacidad visual. Tiene cararata congénita, una condición que causa miopía crónica (imposibilidad de ver de lejos) y astigmatismo (imposibilidad de enfocar).

“Era como si no pudiera llevar una vida normal por mi discapacidad visual”, dijo.

Luego de que conociera el deporte Paralímpico, no pasó mucho tiempo en hacerse un nombre. Apenas a la edad de 15 años, consiguió una medalla en los Juegos Mundiales de la Asociación Internacional de Deportes para Ciegos (IBSA).

Cuando nació Ericka al poco tiempo de los Juegos Paralímpicos Londres 2012, la visión de Omara se deterioró aún más. Se retiró por tres años de la competencia para enfocarse en ser madre e hizo su retorno Paralímpico en Río 2016.

Pero ser madre claramente le sienta bien a la estrella cubana. Ganó más oros en Río (tres) que en Londres (dos); marcó un tiempo de récord mundial de 51.77 en los 400m T12; y fue nominada como Personalidad Deportiva con Discapacidad del Año en los premios Laureus World Sports.

Asunto de familia

Los premios y reconocimientos son importantes para la atleta Paralímpica, pero ella quiere darle el crédito a quien corresponde.

“Mi familia también gana y merece todos mis éxitos”, dijo. “Me dieron muchísimo apoyo durante toda mi carrera…Tengo el privilegio de tener a todos conmigo; todos ellos dan todo lo que tienen para que yo mejore porque saben que el deporte demanda mucho sacrificio".

“No habría podido llegar tan lejos si no fuera por ellos".