Mac Marcoux hace historia con su fe ciega

Campeón Paralímpico y su guía Tristan Rodgers se convierten en la primera pareja con discapacidad visual en completar tres líneas emblemáticas de freeski en Canadá 29 May 2021
Imagen
Two men talking to each other in the snow
El canadiense Mac Marcoux (derecha) y Tristan Rodgers en una escena del documental “Blind Faith”
ⒸWhistler Blackcomb
By Lena Smirnova | For World Para Snow Sports

La pandemia de coronavirus ha dejado a muchos atletas sin poder entrenarse.

Pero para el bicampeón Paralímpico Mac Marcoux, volver a casa después de la cancelación de una carrera a último momento significó más trabajo que nunca. Solo que de un modo diferente.

El esquiador Para alpino canadiense pasó cinco semanas cortando leña en una comunidad protegida del norte de Ontario para abastecer de leña a dos casas de familia y a amigos y vecinos para el invierno siguiente.

Y esa no es la única tarea productiva que realizó. 

Aunque la pandemia mundial impidió a Marcoux participar en competencias internacionales este año, aprovechó bien su tiempo, entrenando, ocupándose de una lesión persistente, siendo nombrado atleta del año en deportes de nieve de Canadá y publicando un video que hizo historia para los esquiadores con discapacidad visual. 

Cumpliendo el plan C

Marcoux estaba de viaje con otros esquiadores canadienses para participar en la Copa del Mundo de Hafjell, Noruega, cuando le llegó la noticia del COVID. Tras una sesión de entrenamiento, y un café en la montaña, el equipo regresó a Canadá. 

“Definitivamente fue lo más lejos que he ido para una mañana de esquí”, dijo Marcoux sobre el viaje en marzo de 2020. “Esquiamos una mañana y luego nos dijeron que teníamos que irnos, así que dimos la vuelta y nos fuimos”.

Para Marcoux esto significaba volver a su casa en Ontario. Aunque esta remota comunidad cuenta con suministro eléctrico, los hogares locales siguen dependiendo principalmente de la leña para mantenerse calientes, por lo que cuando Marcoux regresó, se puso rápidamente a cargo de la campaña de corte de leña durante la primavera.

“Es mucho más que partir”, dice. “Cortas árboles y los sacas del monte, los cortas y luego tienes que partirlos y llevártelos a casa y ponerlos en tu propio galpón. Tocas muchas veces el mismo trozo de madera.

“Mi familia me pone a trabajar siempre que estoy en casa. Ya no paso tanto tiempo como antes en casa, así que cuando estoy, lo aprovechan”.

Cortar leña fue solo una de las actividades físicas que realizó Marcoux en los primeros cuatro meses de la pandemia. Como vive lejos de la ciudad, el esquiador ya tenía un gimnasio bien equipado en su garaje y pudo seguir su régimen de entrenamiento habitual mientras estaba en casa.

Las llamadas semanales por zoom con otros miembros del equipo de Canadá ayudaron a mantener la motivación.

Los esquiadores canadienses volvieron a entrenar juntos en Whistler en julio, pero en septiembre Marcoux se tomó un tiempo para lidiar con una persistente lesión de rodilla que sufrió en 2015. Volvió a entrenar en la nieve seis semanas después de la operación, aunque todavía no estaba claro cómo se desarrollaría la temporada, con la situación del COVID en pleno cambio.

“El equipo tenía un plan general, pero cuando llegamos a enero, ya estábamos en el plan C o D”, dijo Marcoux. “Lo más importante era crear un entorno de entrenamiento realmente productivo en casa para que, incluso si no íbamos a llegar a las carreras, tuviéramos un rendimiento lo más alto posible. Al final de la temporada resultó ser lo mejor”.

Incluso sin carreras internacionales en 2020-2021, Marcoux consiguió terminar la temporada de una buena manera. En abril recibió el premio John Semmelink Memorial Award 2021, que es el mayor reconocimiento que se otorga a los atletas canadienses de deportes de nieve. 

“Es un gran honor. No podría estar más emocionado”, dijo Marcoux. “Con la locura de esta temporada, es realmente genial ser homenajeado de esta manera para seguir motivado”.

Pioneros del freeski

La próxima temporada promete ser muy intensa para Marcoux. Está previsto que compita en el Campeonato Mundial de Para Deportes de Nieve Lillehammer 2021, en enero, y en los Juegos Paralímpicos de Invierno Beijing 2022, en marzo.

Pero el circuito Para alpino no es lo único que Marcoux tiene como objetivo. 

El atleta Paralímpico también está dispuesto a abrirse camino en el freeski. En 2020, Marcoux se convirtió en el primer atleta con discapacidad visual en completar las tres líneas de freeski más emblemáticas de la estación de esquí Whistler Blackcomb. Esta hazaña fue documentada en un cortometraje llamado Blind Faith. 

Rodado durante 10 días a principios de la primavera de 2020 y estrenado en enero de 2021, el documental muestra a Marcoux y a su guía Tristan Rodgers navegando por las empinadas pistas de backcountry del centro de esquí que acogió los Juegos Paralímpicos de Invierno 2010. 

World Para Snow Sports mostrará Blind Faith el 31 de mayo en la página de Facebook de World Para Snow Sports.

A diferencia de las carreras de esquí, el freeski no cuenta con equipos o redes de seguridad, lo que aumenta el factor de riesgo, que se multiplica aún más cuando dos personas caen en una misma línea simultáneamente.

“Lo más difícil de esquiar esas líneas en pareja fue que no teníamos ni idea de cómo hacerlo”, dijo Rodgers.

“Mac tiene tanta experiencia en el circuito de carreras que sabe exactamente qué tipo de información necesita para desempeñarse, pero nunca había llevado esa experiencia fuera de la red B. Estábamos improvisando y resolviendo sobre la marcha. Yo tampoco había esquiado nunca ninguna de esas líneas, la primera vez fue con Mac detrás de mí, lo que lo hizo aún más emocionante”.

El hecho de que ninguna persona ciega haya practicado antes el freeski a este nivel hizo que Marcoux, que también es pionero en el ciclismo de montaña y motos de nieve, tuviera aún más ganas de probarlo.

“Lo divertido es lo desconocido”, dice Marcoux. Me encuentro practicando un montón de deportes que me dijeron que no hiciera porque era ciego o que me desanimaron un poco a la hora de realizarlos porque es algo que no se ha hecho realmente antes, así que mi objetivo de cara al futuro como atleta después de los Juegos, es dedicar más tiempo a estos deportes y, con suerte, conseguir que otros niños [participen].

“Quiero mostrar a la gente que, aunque no se haya hecho realmente antes, si es algo que te apasiona, siempre hay una manera de conseguirlo”.

Por ahora, la principal joya de su experiencia de freeski sigue siendo “The Coffin”, una línea recta de doble diamante negro con un tobogán revestido de rocas. La pareja tardó varios intentos en completarla.

“Cuando pisamos el Coffin me sentí realmente aliviado de no tener que volver a entrar ahí”, dijo Rodgers. “No hay mucho margen de error y es bastante intimidante. Es curioso porque mirando hacia atrás un año después me encantaría volver y esquiarlo aún más rápido con Mac”.